¿Volvió…?

11/8/2013
Carlos Avellaneda

Escrito por: Carlos Avellaneda

Antes de los juegos olímpicos de Londres en 2012, Rafael Nadal renunciaba a participar argumentando una lesión de rodilla y por causa de la misma, no pudo volver a competir en ningún otro torneo de ese año, lo que le valió acabar el año como número 4 del ránking ATP.  La verdad la cantidad de lesiones de rodilla del español hizo que muchos alcanzaran a dudar que regresara en algún futuro próximo, pero volvió para ganar 10 títulos, incluyendo dos Grand Slams. ¿Quién hubiera imaginado una vuelta a las canchas de tal magnitud?

El 17 de Mayo de 2006 fue probablemente el último día que Arsene Wenger sintió a su Arsenal como un verdadero grande. El conjunto gunner llegaba a su primera final de Champions League frente al Barcelona de Ronaldinho y Eto’o, era prácticamente el mismo equipo que arraso la Premier 2003/2004 (ganó la liga con once puntos de diferencia, no perdieron ni un sólo partido, ganaron 26 encuentros y empataron 12) salvo Vieira, que se había marchado a la Juventus; dejó en el camino al Real Madrid en octavos ganando en el Bernabéu, a la Juventus en cuartos, pero sufrió más de la cuenta en semifinales frente al Villarreal de Pellegrini y el mejor Juan Román Riquelme europeo. 

Antes de comenzar esta temporada desde estas líneas criticamos fuertemente como el club londinense se llenaba los bolsillos al vender sus principales figuras pero dejaba las vitrinas sin trofeos que mostrar a sus aficionados. Cuando faltaban horas para el cierre del mercado de verano, sólo Sanogo había llegado, en condición libre y varios jugadores de primer nivel como Gonzalo Higuaín, Wayne Rooney, Luis Suárez o el actual mediocentro del Wolfsburgo, Luiz Gustavo, habían declinado irse a un equipo del que todos reconocen que juega bien pero que no consigue títulos. 

Entonces, el milagro se hizo y Mesut Özil abandonó la disciplina madrileña para buscar más minutos y mayor continuidad en el Emirates de la mano del técnico francés. Muchos especialistas hablan del gran trabajo de la defensa (Szczesny,  Sagna,  Mertesacker,  Koscielny, Gibbs), del sacrificio de Arteta, del momento de Ramsey, el talento de Cazorla, la velocidad de Walcott y hasta de la consolidación de Olivier Giroud como el depredador que tanto reclamaba la grada ante la ida de Robín Van Persie al Manchester United.  No desconozco como todos los anteriores juegan un papel primordial pero muchos de ellos ya estaban la temporada anterior y el resultado era pobre para un club de semejantes pergaminos.

Realmente creo que el punto de inflexión de este Arsenal se dio con la llegada del volante alemán, el equipo siente que si un jugador de clase mundial confía en el proyecto es porque pueden dar la pelea por algo grande.  Pero adicional a la llegada del teutón se nota la solidez con la que afronta el equipo los encuentros, la concentración durante gran parte de los 90 minutos, demostrando una consistencia de la que carecían antes cuando perdían partidos y puntos claves.

Así como Nadal cumplió, Arsene sueña con el regreso de su Arsenal a los primeros planos, a pelear los títulos. Europa es aún la asignatura pendiente y él lo sabe.  Es hora de que el Arsenal vuelva a ser grande, con un equipo que ha madurado y lo demuestra con una buena dosis de oficio en sus partidos. ¿Será que le alcanza la gasolina hasta Mayo? Ya lo veremos.

Carlos Avellaneda