Un ‘Tigre’ en Tunja

06/19/2018
Andrés Aranguren

Escrito por: Andrés Aranguren

El camino empieza en Bogotá. Los jugadores de la escuela Fair Play, dirigida por Silvano Espíndola, se alistan para viajar tres horas con destino al estadio la Independencia de Tunja. Lanceros Boyacá está pasando por un momento difícil desde la parte económica y encontró en la escuela bogotana un socio para continuar jugando en la segunda división del fútbol colombiano.

Entre los viajeros se encuentra un joven de 13 años llamado Radamel Falcao García que va hacer historia la noche de ese 28 de agosto de 1999. El técnico de Lanceros es Hernán Pacheco y este sábado se juega la posibilidad de entrar al octogonal final ante uno de los mejores equipos del torneo, el Deportivo Pereira.

La comitiva bogotana ha llegado y el partido comienza a las 7 de la fría noche tunjana. El primer tiempo ha sido emocionante y los aproximadamente 1.000 asistentes han disfrutado cuatro goles (2-2), uno de ellos de chilena (Silvano Espíndola hijo). Para la segunda parte Andrey Molina, hoy pastor de una iglesia evangélica, ha sido sustituido en el minuto 50 por Falcao, en lo que sería el debut del jugador más joven en la historia del balompié colombiano: 13 años y 199 días.

El hijo de Radamel García King y Juana Carmenza Zarate lució el número ‘9’ en un uniforme azul que esta temporada reemplazaba el tradicional verde, rojo y blanco de los equipos boyacenses. Compartió ataque con el delantero argentino Edgar Yrustra y le cometieron una falta en el último minuto. El tiro libre lo cobró Ramírez y  Valencia lo atajó.

El partido terminaría en tablas (2-2) y Falcao volvería a Bogotá con sus compañeros del Gimnasio Cristiano y de la escuela que habían viajado 120 kilómetros para ir a verlo. Cuarenta minutos y un  sueldo de 130.000 pesos fueron los números de la primera aparición de ‘El tigre’ en el fútbol profesional.