Todo se iguala

10/29/2012

Las últimas semanas de fútbol en copas europeas, nos hemos dado cuenta cómo este deporte se ha ido emparejando. Equipos de gran trascendencia en la historia del fútbol mundial se han visto en problemas al enfrentarse a clubes que siempre han estado en segundo plano a nivel europeo, relegados a la hegemonía de los que gracias a sus conquistas se han ganado el nombre de ‘grandes’.

Vimos como el Real Madrid volvió a perder en Alemania, un país en el que hace 12 años no gana; fue derrotado por un gran Borussia Dortmund, actual bicampeón del país teutón, que tiene una plantilla sólida, buenos jugadores que poco a poco irán siendo reconocidos en el planeta fútbol como: Mario Götze, jugador desequilibrarte, atrevido a la hora de atacar y uno de los futbolistas más apetecidos por grandes equipos en Europa; el buen central Mats Hummels; Marco Reus; Sebastian Kehl; entre otros jugadores que hacen de este un gran equipo. Dirigidos por Jürgen Klopp, un gran director técnico que ya dejó su sello en esta escuadra y se ha convertido en uno de los mejores estrategas de Alemania.

Fuimos testigos de cómo el Barcelona tuvo que esperar hasta el último minuto para conseguir un triunfo ante un equipo como el Celtic, que aunque no tuvo gran propuesta ofensiva logró su gol por medio de pelota parada –la mayor debilidad del equipo culé- a través del griego Samaras. Aquí la gran virtud de este Barcelona que nunca traiciona, ni abandona su estilo de juego por muy adversa que esté la situación y con gran paciencia logra sus objetivos.

También pudimos ver como el histórico Manchester United tuvo que remontar un resultado que a los 20 minutos de juego ya tenía 0-2 ante el Braga de Portugal. Al final demostró la jerarquía y logró ganar 3-2. Otro caso particular es el del vecino de los de Old Trafford, el City que con una plantilla multimillonaria sufrió otra decepción y volvió a salir derrotado, esta vez 3-1 a manos de uno de los más grandes de Holanda, el Ajax en el estadio de Ámsterdam. Los ‘blues’ son otra demostración que en el fútbol vale más un proceso que el dinero y que no sólo se gana de nombre.

Con estos ejemplos, se concluye que la brecha que había hace unos años, se está acortando y que cada vez este deporte se vuelve más impredecible y puede ganar cualquiera, lo que lo hace más atractivo.

Felipe López
@pipe158