Simeone, el derbi madrileño y la Champions

04/24/2017

Desde que se hizo oficial la llegada de Diego Pablo Simeone al Atlético de Madrid, un 23 de diciembre de 2011, es innegable el cambio que ha tenido el equipo colchonero, ya que ha pasado a ser un equipo protagonista, tanto a nivel doméstico, como a nivel internacional.

En su primera temporada, el equipo colchonero ganó la Europa League y la Supercopa Europea, es decir, dos títulos internacionales. La temporada siguiente, el Atlético de Madrid de la mano de Simeone, quedó en tercer lugar de la liga 2012-13, lo cual hizo que el equipo colchonero clasificara de manera directa a la fase de grupos de la UEFA Champions League, por primera vez desde la temporada 1995-96, sin embargo esa temporada es más recordada por lo que sucedió en la Copa del Rey.

En dicho torneo, el Atlético de Madrid, tuvo que enfrentar a su rival de toda la vida, el Real Madrid. Para ese entonces, los blancos no perdían ante los colchoneros desde el 30 de octubre de 1999 y desde que El Cholo había tomado las riendas de los rojiblancos, estos habían perdido los tres derbis madrileños que disputó. Sin embargo en aquella final disputada en el Santiago Bernabéu, el Atlético se impuso 2-1 en tiempo extra, enterrando así ese fantasma de que no le habían ganado a los merengues durante todo el siglo XXI. A partir de ahí, los derbis de la capital fueron diferentes en todas las competencias, salvo en una: la UEFA Champions League.

A nivel doméstico, luego de la final de Copa en el Bernabéu, el Atlético ganó 4 partidos de liga (3 en el Bernabéu y el 4-0 del Calderón), empató 3 y perdió solo 1, el 0-3 de esta temporada en el Calderón. En Copa del Rey, en la 2013-14, los colchoneros perdieron los dos partidos (3-0 y 0-2), mientras que en la 2014-15, ganaron 1 y empataron el otro (2-0 en casa, 2-2 de visita), es decir cada uno eliminó al otro una vez. En la Supercopa de España 2014, los rojiblancos fueron como campeones de liga y los blancos de Copa, se impusieron los colchoneros (1-1 a domicilio, 1-0 en casa) y se coronaron campeones. En total son: 6 victorias rojiblancas, 3 merengues y 5 empates.

En Champions, la cosa cambia, en la final de 2014, en Lisboa, el Atlético ganaba 1-0 hasta que Sergio Ramos marcó el recordado gol al 93’ que mandó el partido a la prórroga, donde luego el Madrid goleó 4-1. Para 2015, se encontraron en cuartos, luego de un empate a 0 en el Calderón, en el Bernabéu los colchoneros cayeron eliminados, luego de un gol del mexicano Chicharito Hernández al 88’ y la temporada anterior, el verdugo de Lisboa marcó al 15’, en fuera de lugar, pero luego Carrasco marcó el empate y este persistió hasta los 120’. En penales Oblak fue una estatua y los merengues lograron la undécima. Los números son de 2 victorias blancas y 2 empates.

El equipo de Simeone, tiene este año una nueva oportunidad de vencer al club que lo ha eliminado durante tres años seguidos, para así acceder a la final y pelear por la anhelada Champions League, que los colchoneros aún no tienen en su vitrina y que con el Cholo al mando, han estado más cerca de conseguirla. El Atlético de Diego Pablo ha demostrado tener carácter al enfrentar estos partidos difíciles, en años anteriores han eliminado por ejemplo al Chelsea, al Bayern o al Barcelona (en dos ocaciones). El único obstáculo de Simeone, desde que dirige en Champions, es el Real Madrid, al cual debe vencer si quiere volver a pelear por el sueño de toda la afición del Manzanares, si juega como siempre, tácticamente organizado, tapando los espacios en el mediocampo y aprovechando el error del rival, tendrá muchas posibilidades, no sólo de eliminar a los merengues, sino de hacerse con el trofeo que Simeone, los jugadores rojiblancos y la afición desean: la orejona de la UEFA Champions League.

César Chey [@cesarale21]