Si las lesiones respetaran a Bale

12/11/2017
José Cortés

Escrito por: José Cortés

Antes de cumplir 18 años ya llamaba la atención. Su talento y en especial su velocidad se robaban las miradas en Inglaterra. Debutó muy chico y desde ahí su carrera empezó a ascender. Recibió reconocimientos como el mejor joven durante su estadía en Southampton y luego saltó al Tottenham. Ahí ya todos supimos que su carrera iba a ser impresionante.

Fue contra el Inter cuando el mundo se sorprendió: la técnica en velocidad de Gareth Bale era tremenda. El carril izquierdo era de su propiedad sin importar a quién tuviera al frente. Rápido, fuerte, hábil, técnico, con gol y con responsabilidad defensiva. Lo tenía todo el muchacho. Por eso llegó a Real Madrid. Donde no ha podido ser el que fue, ni el que podría ser. Primero, por el cambio de posición; segundo, por sus lesiones.

Lesiones que se cebaron con el galés y que no paran de llegar. Su espalda, el soleo, los cuadriceps, rodilla y tobillo. A veces son tan frecuentes estos traumas, que surge uno mientras se recupera de otro. Su consolidación como referente del equipo no ha sucedido y ya muchos hablan del fracaso de su fichaje. La prensa lo ataca y los hinchas, desilusionados, ya lo quieren fuera del equipo. Hoy Bale es considerado un gasto tonto de dinero por algo que no tiene la culpa. Y me dirán muchos que cuando juega no ha podido ser la figura, pero ¿quién puede tener nivel si su entrenamiento se ve tan interrumpido? ¿Por qué somos tan injustos con el galés?

Las lesiones son la pesadilla del deportista. No sólo los alejan de lo que les gusta hacer, también amenaza su trabajo. Un jugador de lesiones tan constantes sufre un impacto psicológico enorme: miedo, desconfianza, amargura, cosas que fácilmente pueden ser el detonante de más lesiones. Hoy, viendo lo que le pasa a Bale y leyendo la prensa y las redes sociales, siento que estamos fallando con el futbolista, pero más, con la persona. No podemos ser tan ciegos y culpar al 11 de algo que no es su culpa. Si algo hemos podido ver los fanaticos del fútbol es que Bale es un jugador serio, sin escándalos, sin chismes de irresponsabilidad, y que a juzgar por los músculos de su cuerpo, es bastante responsable y juicioso con su entrenamiento. No es justo que lo abandonemos en el momento que más lo necesita.

Su costo debería pasar a un segundo plano. La Casa Blanca y toda su hinchada debería rodear a su jugador, no hablar de fichajes, no hablar de dinero perdido, no hablar de que esperaban más de él. Los merengues deberían centrar sus mensajes en apoyarlo, en decirle que lo quieren rápido de vuelta y que confían en que va a ser grande. Hoy Gareth Bale debería sentir la confianza de su público.

Así mismo, la prensa debería ser más responsable y entender que detrás del futbolista hay una persona que siente. La prensa debería ser más tranquila y no debería darle tan duro. También debería llamar al apoyo. Hoy no debe importar a cuantos desborda o cuantos goles marca, hoy lo primordial debe ser respaldarlo para que vuelva a jugar, para que ojalá nunca se lesione más, para que tenga regularidad y ya después, nos podríamos preocupar por su nivel. Nivel, que sin las lesiones, nos tendría hablando de un Bale finalista en todos los premios individuales.