Sí a Armani en la selección

11/21/2017

Con el mundial tan cerca, el debate sobre los 23 elegidos toma mucha importancia, más aún, cuando la selección ha demostrado falencias en varios sectores del campo. Aunque preocupan lugares como las bandas y el medio campo, una de las posiciones que más debate genera es la del arquero. Y no genera debate porque no se sepa quién será el titular, sino por la posibilidad de que pase una eventualidad  y David Ospina no pueda tapar.

Después de lo que sucedió con Falcao antes del Mundial de 2014, no podemos dejar de pensar en qué pasaría si Ospina se lesiona antes de llegar a Rusia 2018. Desde el retiro de Faryd Mondragón ante Japón en Brasil, ningún suplente ha generado la seguridad necesaria que de tranquilidad. Camilo Vargas, David González, Leandro Castellanos, Cristian Bonilla, José Fernando Cuadrado y hasta ‘Rufay’ han sonado como opciones. Hay quienes van más allá y ponen a Iván Arboleda, arquero de Banfield, como posible solución. Pero ninguno de ellos convencen a la mayoría.

El panorama no es agradable y por eso agarra fuerza la posible convocatoria de Armani, el mejor del FPC y uno de los responsables directos de los logros conseguidos últimamente por Atlético Nacional. El nivel de Armani no está en discusión en el debate, pero sí su lugar de nacimiento. En una discusión netamente futbolística no habría duda de que Franco merece ser llamado a la selección. Pero en Colombia, no sólo se habla de fútbol. Acá ya tomamos como una ofensa nacional pensar en un nacionalizado.

Nuestra mentalidad cerrada no nos da para darle la oportunidad a un jugador que explotó en nuestro país, que está agradecido y que, según cuentan sus allegados, estaría feliz de representar la tricolor. Pero para nosotros, parece ser más importante seguir una idea retrógrada de pensar que lo nacionalizado no vale. Ya nos pasó con Galván Rey, que se cansó de hacer goles en el torneo local mientras en la selección carecíamos de celebraciones. Hoy tenemos a Ospina, y la presencia de Armani no se ve necesaria, pero sin nuestro 1, no deberíamos arriesgar sólo por un pensamiento chapado a la antigua. Menos sabiendo que no hay suplentes mejores que él.

Los jugadores nacionalizados no son algo nuevo y muchas selecciones han logrado cosas importantes con jugadores nacidos en otros países en sus filas. ¿Se imaginan que Alemania no hubiera convocado a Miroslav Klose o que España no hubiera contado en sus filas con Marcos Senna o la Italia de 2006 sin Camoranesi? Allá, adelantados en muchas cosas, no le vieron problema, se dieron cuenta que esos jugadores llevaban un tiempo largo en sus tierras y que ahí habían alcanzado la gloria, y los premiaron con la oportunidad, los arroparon como suyos, y los resultados llegaron.

Es cierto que no por no tener un jugador en X posición uno debe recurrir a nacionalizar, pero en el caso de Armani, sabemos que llegó al país como un desconocido hace más de 6 años, explotó y alcanzó un gran nivel. Más, sabiendo que quiere al país y que se siente uno más. Armani se merece el llamado, más allá de su lugar de nacimiento.

Como hincha del fútbol, creo que es el único que nos puede dar seguridad como suplente de Ospina. Ojalá pudiera decir que tenemos mejores que él, pero soy realista y sé que no hay. Por eso aplaudo una posible llamada de Franco. Tal vez, si hubiera un jugador con el nivel necesario ni se pensaría en el uno de Nacional, pero desafortunadamente el FPC lleva años debiéndonos un arquero de categoría y nos toca mirar a uno que no nació acá, pero que seguro va a defender la camiseta, si le toca, con la misma fuerza que uno nacido acá. Y muy seguramente, con mejor nivel. Por eso yo le digo sí a Armani en la Selección. 


Las razones de la crisis:

– El presente de los arqueros juveniles.

– Los porteros del fútbol colombiano.