¿Robo o equivocación?

04/19/2017

Real Madrid ha conseguido por séptima vez consecutiva meterse en las semifinales de la UEFA Champions League, en un partido ante el Bayern de Múnich cargado de muchas emociones, goles y polémica arbitral.

La actuación del central Viktor Kassai (y sus asistentes) no dejó indiferente a nadie, pues se quiera o no, sus nefastas decisiones tuvieron incidencia directa en el desarrollo y resultado final del partido. No sancionó los fuera de juego de Müller, en el autogol de Ramos; ni tampoco los dos goles de Cristiano que definieron la eliminatoria; no tuvo la firmeza necesaria para expulsar a Casemiro; y terminó echando a Vidal, en una jugada que para nada representaba la segunda amonestación (ni siquiera fue falta).

A la palestra salen muchas dudas: ¿hay mano negra en favor de los equipos españoles (Madrid y Barcelona principalmente)?, ¿existe una conspiración de la UEFA en pro del marketing?, o ¿realmente los jueces a veces te dan y a veces te quitan? Soy de los que piensa que sé es inocente hasta que no se demuestre lo contrario. Sin embargo los últimos escándalos de corrupción en el fútbol no dejan de llamar la atención.

Es innegable que han sido revelados y constatados robos en el fútbol a todo nivel, como en el Mundial del 2002 y lo sucedido con Corea del Sur, España e Italia. Sin embargo el error arbitral ha sido una de las características más presentes a lo largo de la historia del fútbol. Me atrevo a decir que no existe un solo equipo en el mundo que no se haya visto perjudicado y/o favorecido por alguna decisión arbitral.

El fútbol necesita de más y mejores herramientas para ejercer un arbitraje más justo, eso es más que una obviedad, pero como hinchas y espectadores de este hermoso deporte debemos saber que los árbitros son de carne y hueso, y que están condenados a equivocarse, por más que nos duela admitirlo.