Racha blaugrana

03/6/2018
Andrea Gutíerrez

Escrito por: Andrea Gutíerrez

"Buena racha" es la frase perfecta para describir el momento que actualmente pasa el F. C. Barcelona. Los equipos de fútbol por muy unidos y por muy bien que jueguen algunas veces no encuentran los goles, y éstos son lo único que valen a la hora de ganar partidos. Siempre he dicho que la suerte juega su parte en todos los aspectos de la vida, y los deportes no son la excepción: los blaugranas se encuentran atravesando un buen momento en cuanto a suerte y unión.

Los astros se están uniendo para que los dirigidos por Ernesto Valverde logren avanzar en todas las competencias. Se encuentran en la final de la Copa del Rey (enfrentarán al Sevilla); a cinco partidos, si contamos los partidos de ida y vuelta, de la final de la Champions League, y cuentan con una ventaja extraordinaria en la Liga (el Atlético está a ocho puntos y el Real a 15).

Messi inició la temporada enchufado y en los partidos claves ha sacado la magia para mantener al equipo en lo más alto. La forma de trabajar de Valverde, y la suerte que acompaña al club catalán, es una combinación que tiene temblando a más de uno, pero tienen un hueso duro de roer en el camino: su enfrentamiento con el Chelsea de Conte, Hazard y compañía. Aunque los blues no estén realizando una temporada tan brillante como la de los blaugranas, siempre han sido un rival difícil y complicado.

La mala noticia para el club catalán es que no podrán contar con Coutinho en Champions, competición en la que aportaría muchísimo, y más frente a un rival como el Chelsea, viejo conocido de la Premier League por su tiempo en el Liverpool. Pero el Barcelona cuenta con una plantilla que en la fase de grupos respondió con altura, clase y que se acopla de la mejor manera con los planteamientos de Valverde.

Para superar este escollo y encaminarse a ganar todos los títulos, el equipo español tendrá que hacer uso de sus mejores jugadores, de que Messi esté inspirado, de las atajadas de Ter Stegen (de grandísima temporada) y de, por qué no, un poco de la suerte que lo vienen acompañando en este curso.