¿Quién podrá defenderlos?

03/30/2017

Muchos recuerdan esta frase porque era la forma como llamaban, las personas que estaban en peligro, a su superhéroe el Chapulín Colorado. Esa misma pregunta se la están haciendo en estos momentos en Argentina, ahora que no podrán contar con su capitán y líder, Lionel Messi, quien fue sancionado con cuatro fechas de suspensión por parte de la FIFA tras haber insultado al colegiado Augusto do Carvalho en el partido que la selección Argentina le ganó a Chile el pasado 23 de marzo.

Las estadísticas de esta eliminatoria no mienten y es que sin Messi, la albiceleste sólo ha podido conseguir 7 de 24 puntos posibles (3 derrotas, 4 empates y una victoria); mientras que con ‘La pulga biónica’ en cancha ha conseguido 15 de 18 puntos posibles (5 victorias y una derrota ante Brasil). Pese a esto aún existen personas que dudan de la importancia del capitán e incluso se atreven a tildarlo de ‘pecho frio’ por no haber logrado convertirse en campeón del mundo o darle un título a la selección mayor, algo que es esquivo para Argentina desde 1993 cuando fueron campeones de la Copa América.  

Además desde su debut ante Hungría, Lio sólo se ha perdido 13 partidos de manera oficial. A los 8 encuentros que no pudo disputar por la eliminatoria a Rusia 2018, se le suman dos del mundial 2006, versus Costa de Marfil y Alemania; dos por la clasificación a Brasil 2014, ante Perú y Uruguay; y uno en la Copa América Centenario, en el debut ante Chile. En total de los 39 puntos posibles que jugó Argentina sin él, sólo pudo conseguir 17 (43,5% de rendimiento) producto de 4 victorias, 5 empates y 4 derrotas.

Sin la presencia de Messi estoy segura que jamás hubiesen llegado a ninguna de las tres finales consecutivas en las que participaron (Mundial 2014, Copa América 2015 y Copa América Centenario 2016) y ahora en las eliminatorias al mundial de Rusia se les complica demasiado. Es el momento de brindarle el  apoyo más grande al 10 y demostrarle que así como él siempre los defiende en la cancha, la AFA lo va a respaldar en lo que concierne a lo legal, y sus compañeros y cuerpo técnico van a hacer el mejor trabajo en lo deportivo para que su vuelta no sea demasiado tarde.

Y nuevamente me pregunto ‘¿ahora quién podrá defenderlos?’ porque hasta el momento: no Messi, no party.