Proyecto por encima de inversiones millonarias

07/23/2017

Un proyecto deportivo es la base del éxito para cualquier club. Por supuesto, esto merece una inversión, no sólo de capital, sino también de tiempo, evaluando temas que afectan de forma directa al jugador como aspectos sociales, culturales, psicológicos y físicos.

Una buena planeación te garantiza un gran porcentaje de acierto. Si inviertes en la formación integral de los jugadores de la cantera sabes que serán exitosos no sólo por lo que expresan en un campo de juego, sino por el valor positivo que generan en la sociedad. Desde aquel momento, estás construyendo lo que será un equipo que te brindará la capacidad de competir en cualquier nivel. Pero, ¿es posible ganar cosas sólo con jugadores delas divisiones menores? Posiblemente en el momento no, pero en el corto plazo la probabilidad aumentará.

En la actualidad, hay equipos que ganan títulos utilizando diferentes metodologías. Existen potencias que cuentan con gran poder adquisitivo y prefieren invertir cifras multimillonarias en jugadores top, quienes cuentan con la experiencia y las condiciones técnicas para marcar diferencia. Hay otros equipos en donde la inversión en jugadores de renombre es combinada con una buena cantera, es decir, un equipo mixto. Por último, existen clubes que invierten poco en jugadores, pero traen a un director técnico de élite que los potencializa a brindar sus mejores versiones (es el caso del Leicester en Inglaterra con Claudio Ranieri o el Athletic de Bilbao de la mano de Marcelo Bielsa en 2011).

La siguiente gráfica expresa la inversión abismal del Manchester United en Paul Pogba, quien aún no ha tenido el rendimiento esperado, y a su vez, la realizada por el Real Madrid en 8 jugadores durante los últimos años. Hoy el equipo español es bicampeón de la Champions League, y actual ganador de la Liga Española. A veces no se trata sólo de invertir, sino de saber hacerlo.

¿Crees que vale la pena invertir en la formación de los jugadores de tu cantera? Te respondería que me gusta ganar, pero me interesa más formar, dejarlo todo en la cancha y competir de igual a igual contra cualquiera ya es una victoria, y como seguidor del fútbol considero que ganar puede ser compatible con una buena formación. Lastimosamente, en la actualidad a un director técnico lo miden por sus resultados, más no por sus aportes a la institución. Si no obtuviste un buen resultado durante la temporada no importa que hayas formado jugadores potenciales, . Me gustaría que fuéramos más allá de esa tesis equivocada, y valoremos todo el entorno.

Si bien las inversiones son necesarias, no estoy de acuerdo en gastar cifras extraordinarias en jugadores que no lo ameritan. Si deseo invertir un buen capital en un excelente jugador, llámese Lukaku, Neymar, Coutinho, Di Maria, Agüero, Hazard, Morata debo contar con el respaldo de un proyecto formativo que me ayude a soportarlo, de lo contrario, si este jugador top no rinde, me podría sumergir en un mar de pérdidas económicas y deportivas. Marco Verrati, jugador del PSG, afirmó hace poco: “Yo no valgo 100 millones de euros. Cuando escucho esas cifras de dinero me hacen reír. Sólo jugamos al fútbol. Nadie vale eso”. ¡Cuanta razón Marco!

Ejemplos claros son el PSG y el Manchester City, que a pesar de contar con un poder económico enorme y haber realizado inversiones multimillonarias, han demostrado que son equipos sin jerarquía, que no cuentan con objetivos claros y que no han creado una identidad a nivel institucional.

Nacional (Uruguay), Boca Juniors, River Plate (Argentina) o Deportivo Cali (Colombia) son exitosos por dicho modelo deportivo. No sólo venden promesas constantemente, sino que también asumen proyectos sostenibles en el tiempo y figuran a nivel deportivo en sus respectivas ligas. En la órbita europea, el Mónaco podría ajustarse a dicha metodología; por ejemplo fue el equipo que formó futbolísticamente a Mbappé, la joya francesa de la actualidad con tan sólo 18 años.

Estos tres ejemplos me ayudan a sustentar  mi postura a favor de los proyectos deportivos:

1. La clave del éxito de la Selección Colombia en el Mundial Brasil 2014 fue el proceso de formación del técnico Eduardo Lara desde la Sub-20, ya que esta generación la formó él y ahora está dando sus frutos.

2. El secreto del Mónaco para llegar a las semifinales de la Champions League en la temporada anterior fue haber apostado por sus jugadores jóvenes, ya que el promedio de edad del equipo era de 24 años.

3. Alemania ganó la Copa Confederaciones 2017 con su equipo alternativo porque es consecuencia de un proceso deportivo que desde hace muchos años la convierte en una potencia mundial.

Mucho dinero no te garantiza la obtención de títulos ni llegar a la gloria, pero un proyecto deportivo, desde todo punto de vista, te acercará de una manera directa a lograr los objetivos.


 Jose Buitrago [@josefenix89]