¿Para cuándo FIFA?

04/11/2013

Lo dijo Darwin después de mucho observar: “No son los más fuertes ni los más inteligentes los que llegan a sobrevivir. Aquellos que sobreviven son los que mejor se adaptan al cambio”. Complementando la famosa frase, vale la pena añadir que los cambios que se experimentan no siempre son agradables o cómodos, sin embargo, sí son necesarios para seguir creciendo.

Dentro del fútbol la vestimenta ha progresado, el aspecto táctico es diferente, los jugadores son más atléticos y, por tanto, disputan la posesión del balón y la posición en el campo con mayor fuerza, velocidad y técnica; los esféricos muestran aceleraciones más altas, las cámaras de video y los monitores son capaces de evidenciar más situaciones que antes, las tecnologías de la información permiten que tanto imágenes como opiniones pululen por doquier. Todo se ha desarrollado adaptándose al mundo contemporáneo. O esperen… ¡NO TODO!

El fútbol ha carecido de «resiliencia» en un aspecto particular y ese desacierto ha implicado que frecuentemente la justicia, el espectáculo y hasta el negocio salgan perjudicados. No es una cuestión de subdesarrollo local o puntual, pues en todas las competencias de todos los países algún equipo y su afición han sido víctimas del desempeño de los colegiados; esa generalidad hace suponer la imperiosa necesidad de implementar herramientas de apoyo funcional para los jueces.

La realidad es que el desempeño de los silbantes es parte del juego, también es verdad que el trabajo de los árbitros no es simple y que tanto miembros de instituciones deportivas como medios de comunicación, exageran para obtener algún tipo de beneficio, sin embargo, hay evidencia suficiente para aseverar que los altos mandos del órgano que regulan este hermoso deporte son incapaces o tienen miedo de hacer algún cambio.

Hemos visto avances cimentados en la tecnología en el emparrillado, en la duela, en el diamante y en el tenis por mencionar algunos. Lamentablemente la FIFA únicamente ha permitido el uso de un spray para señalizar el terreno usado en algunos países y el aumento de dos jueces que parecen estar inutilizados para marcar en otros. Me pregunto, ¿Para cuándo vamos a ver un avance significativo y eficiente?

Mau Montes