Obsoletos

05/21/2015

Antes del partido Nacional-Cali por los cuartos de final del Fútbol Profesional Colombiano, pase por el depósito de la casa, ese lugar a donde van a parar todas las cosas que ya no se usan pero que nos sirvieron tanto, que es imposible deshacerse de ellas. El avance de la tecnología es el gran culpable de la jubilación de tanto aparato, y como hoy en día esta avanza tan rápido, cada día tiende a llenarse más. Televisores, el Beta, el VHS, el Walkman y el Discman son varios de los aparatos que hoy viven allí, reemplazados por los televisores pantalla plana, el Blueray y el Ipod. Pero no solo pasa en el campo de la tecnología, el avance en el fútbol también hace que muchas ideas y conceptos que un día fueron revolucionarias hoy queden obsoletas.

A pesar de sus últimos éxitos, Atlético Nacional está rayando en lo obsoleto, usando modelos que ya no se ven, pero ante todo jugadores inferiores a las características que demanda el fútbol moderno. En los 90s, este equipo sería imparable, dominaría a su antojo, pero hoy en día las falencias propias de su obsolencia son las culpables de su irregularidad. Nacional se esta quedando con esos aparatos que los demás van guardando, sigue cerrándose al avance y no es capaz de renovarse. El equipo de Osorio juega a la antigua en el fútbol actual, escoge sus jugadores con características que hoy ya no van y alinea jugadores que no son capaces de cumplir las ideas y las demandas necesarias. Nacional se está volviendo un equipo antiguo.

Vamos línea a línea. En el arco no ha logrado encontrar un arquero que sea igual de bueno bajo los tres postes que fuera de ellos; no hay duda que los últimos arqueros del verde han sido referentes y directos responsables de los logros conseguidos, pero también, tenemos que ser sinceros y decir que poco saben jugar con los pies y que poco saben salir a cortar juego aéreo. La defensa no es la excepción y vemos en los centrales y laterales, características de jugadores que ya poco se ven en el fútbol de elite: los centrales de Nacional todavía son ese antiguo 2 grande, lento, de juego fuerte, que van bien al juego aéreo pero que son dejados en el camino fácilmente por delanteros rápidos, que no responden a las fintas, que son buenos rechazando y no pasando, que van al cuerpo y no al balón ; para los laterales el equipo de Antioquia todavía se decanta por jugadores rápidos, que tengan el perfil y sean capaces de llegar a línea de mete, pero no se fijan en la resolución de jugadas, se dejan convencer por su habilidad en el duelo pero no en su terminación de jugadas. Por eso vemos laterales que son rápidos, ganan en el 1 vs 1 pero no meten buenos centros, no rematan bien al arco y, también, son incapaces de entrar en el juego de posesión.

Sus volantes de recuperación saben quitar pelotas, saben cortar jugadas, son capaces de anticipar pero una vez recuperan el balón, no saben que hacer con el y corren mucho pero mal. Ninguno de sus volantes tiene la visión de juego para armar jugadas desde la primera línea y antes que organizar al equipo son, normalmente, el foco de desorden táctico. El sistema de juego que usa Osorio demanda bastante compromiso defensivo por parte de sus volantes ofensivos, algo que no se ve. Hoy, Nacional cuenta con jugadores hábiles pero que no saben defender, pueden driblar, meter un pase al vacío, pero pierden el balón y se quedan mirando con las manos en la cintura. El sistema puede que haya evolucionado pero los elementos para cumplirlo no.

Y su delantera se quedo en el 9 de antaño, en ese tanque que solo debe ganar dentro del área a punta de físico y no de talento, vemos delanteros que son potentes, fuertes, que atropellan, pero que no saben que hacer con el balón a sus pies. Saben rematar pero no saben pensar. Rematan, no definen. Nacional evoluciono en su idea de juego no en sus elementos para desarrollarlo.

El resultado se puede conseguir, ver TV en el aparato de cajón o escuchar música en un discman es posible, no es la mejor experiencia pero lleva al mismo resultado. Así esta Nacional, usando jugadores obsoletos para sistemas nuevos, luchando contra las virtudes de los rivales y las grandes deficiencias propias, ganando localmente y compitiendo internacionalmente, pero siempre dejando dudas. Mientras jugadores como Henriquez, Nájera, Valencia, Díaz y Ruiz sean los referentes, el equipo de Antioquia va a remar siempre contra la corriente.