Messi no puede solo

10/10/2017

 

Antes de conocer el juego de Lionel Messi, no me agradaba la selección Argentina. No me llamaba la atención porque siempre han creído que se merecen las victorias por haber nacido en tierra gaucha. Algunas de sus figuras creían tener línea directa con Dios. Prepotentes, creídos y sinónimos de estas palabras siempre serán descripciones de algunos jugadores argentinos.

Lio Messi lleva varios años en una selección en la que no lo quieren, en la que critican absolutamente todo lo que hace. Lo critican y no saben que muchas selecciones quisiéramos un jugador como él. Un extraterrestre que te lleve a 3 finales consecutivas y que lo haya ganado todo en Europa. Y por ejemplo, los colombianos tenemos a Falcao García en vez de Gonzalo Higuaín, así que hubiésemos metido los goles que los delanteros que acompañan a Lio no lograron.

Es increíble cómo se le complican las jugadas con la selección albiceleste, a alguien que ha jugado desde pequeño con excelentes profesionales. Ronaldinho, Deco, Iniesta, Xavi, Busquets, Neymar Jr, jugadores que aman la pelota y el juego lindo, jugadores que ven más allá del pase, de los defensas, jugadores que al igual que él, juegan un fútbol hermoso, el fútbol que todos amamos.

Si vemos repeticiones de partidos, nos dan ganas de llorar al ver cómo intenta paredes y le devuelven piedras, cómo intenta un pase y ninguno le entiende. Lio busca entradas al área, pero no hay nadie que la meta, él no puede hacerlo todo. Él no puede llevarse a los defensas, centrar y meter el gol. Necesita que sus compañeros suden la camiseta, necesita que aterricen, que dejen la presión a un lado, que se concentren, que colaboren y acompañen al que es para muchos, el mejor jugador del mundo.

En la última fecha Argentina necesita ganar, sino necesita que Colombia gane y Chile pierda frente al eterno rival de los albicelestes, Brasil. Sólo queda esperar a ver si los dirigidos por Sampaoli logran clasificar, o si tendremos mundial sin Messi.