Messi, Cristiano y la madurez

09/12/2017

La madurez es algo que va llegando poco a poco en la vida de cualquier persona. Antes de llegar a esa etapa se es radical en las ideas en las que creemos y que defendemos con todas nuestras fuerzas. A medida que pasa el tiempo nos damos cuenta que es mejor disfrutar las cosas, que defender una idea a ultranza y que debemos valorar todo lo que tenemos a nuestro alrededor.

Soy muy aficionado a uno de los dos equipos insignia de España, hasta hace unos años parecía un hincha radical, siempre quería tener la razón sobre el equipo al que apoyo y le quitaba mérito a todo lo que tenía que ver con el rival. Al ver los logros de las máximas estrellas de un equipo y otro, y al haber empezado a madurar un poco, he llegado a la conclusión de que estamos viviendo una etapa irrepetible en el mundo del fútbol: la época de Cristiano Ronaldo y Lionel Messi, que debo disfrutar sin tener en cuenta el color de la camiseta.

Estos dos señores han llevado el nivel competitivo del fútbol a un punto irrepetible, en ningún otro deporte se ha llevado un duelo individual hasta donde lo han llevado el portugués y el argentino. Han logrado sobreponerse a muchos obstáculos y cada vez que se empieza a dudar de sus capacidades, el uno y el otro se encargan de demostrar que tan equivocados estamos.

Me tocó ver retirar a héroes del fútbol colombiano como ‘El Pibe’ Valderrama, Rene Higuita o Faustino Asprilla, y a ídolos mundiales como Ronaldo, Zinedine Zidane, Gabriel Batistuta o Romario, y veo como se aproxima, poco a poco, el momento de despedir al 7 del Madrid y al 10 del Barcelona que ya tienen 32 y 30 años, respectivamente.

No quiero pensar en el momento en que este par de monstruos se retiren, nos van a dejar un vacío inmenso y la desazón de haber desperdiciado tanto tiempo comparándolos, en vez de disfrutar de sus triunfos y gestas. He derramado lagrimas con ambos. No puedo olvidar a Messi luego de perder la Copa América en Chile, esa tristeza que se reflejaba en su cara, destrozaba cualquier corazón futbolero; así mismo me sucedió con Cristiano cuando con lágrimas en los ojos pidió el cambio en la final de la Eurocopa, le tocaba dejar a su equipo en el partido más importante, pero lo hizo y nos rompió el corazón a muchos.

Sé que el fútbol no se va a acabar con ellos, pero sentiremos su ausencia, su competencia, el amor que le demuestran a la pelota y al deporte que más nos gusta. Como quisiera que siguieran jugando hasta los 50 pero sé que es imposible, seguiré disfrutándolos a ambos sin importar el color de su camiseta.