Me aburrí del BAR, me pasó al VAR

05/11/2018
Andrés Felipe Ruíz

Escrito por: Andrés Felipe Ruíz

Los arbitrajes en Europa están nuevamente en el ojo del huracán. Luego de las semifinales de Champions y del Superclásico en España los jueces vuelven a ser el foco. 

Esos partidos simplemente fueron unos de tantos encuentros que rozan el escándalo, y que desde la creación misma del Video Assistant Referee, sirven como empuje para aquellos que apoyan tal invento en el fútbol. Los errores humanos están quedando cada vez más expuestos, debido a la notable mejora en las transmisiones televisivas que brindan a los espectadores y periodistas un sinfín de posibilidades para ver y repetir todas las jugadas del partido.

Contrario a las mejoras con las que cuenta el televidente y el analista deportivo, a los árbitros, quienes tienen un papel vital en el fútbol, ‘simplemente’ se les ha dado la posibilidad de ampliar el número de integrantes que imparten justicia en un partido, agregando dos espectadores de lujo junto a las porterías. Y digo ‘espectadores de lujo’ porque, no nos digamos mentiras, son árbitros que cobran el sueldo gratis y poco y nada influyen en las decisiones que se toman en un partido.

Y sí, con el VAR se puede perder tiempo mientras el juez del compromiso analiza las jugadas en video; y sí, puede que el VAR quite cierto grado de naturalidad y de magia en el fútbol; y sí, puede que para algunos el error humano haga parte del espectáculo; y sí, en un comienzo yo tampoco estaba de acuerdo con el VAR; pero también es cierto que es mejor perder uno o dos minutos de un partido, que tener un penal que cambie el giro de un compromiso o de una eliminatoria, o que algún jugador sea expulsado (o no) injustamente por no tener una repetición que corrobore la jugada.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: 'DEL BAR AL VAR'

Dichas situaciones también quitan naturalidad al juego. ¿Se imaginan que al equipo de sus amores o que a la selección de su país no le piten un penal claro por no usar el VAR? Ahí, cuando la jugada mal sancionada o el error humano nos toca directamente, la visión cambia.

A pesar de que el sistema tiene aún muchos aspectos por mejorar, en líneas generales es un cambio totalmente positivo para el fútbol. Es un paso adelante. La tecnología avanza en todos los ambitos y el fútbol no puede ser ajeno a eso. Por si no se acuerdan, en algún momento no existían las tarjetas de amonestación y suspensión, ni el fuera de lugar y tampoco existía la devolución al arquero.

¿Se imaginan el fútbol moderno sin esas normas que ahora son básicas? Espero que, en algún momento muy cercano, pase lo mismo con el VAR en todas las ligas y competiciones del mundo. Así se dejarán tranquilas a las sagradas 'mamitas' de los árbitros del mundo, que nada tienen que ver en el asunto y sufren lo mismo o más que los hinchas que las maltratan cada tanto.