Los errores de Atlético Nacional

05/3/2017

La mala temporada que Nacional lleva hasta ahora puede ser interpretada como una oportunidad. Se esperaba más del ‘Campeón del Continente’, y el equipo todavía no despega en la Copa Libertadores.

Varios errores han llevado a que Nacional no se desempeñe como muchos lo esperaban y a que la desilusión ronde las toldas verdolagas. Estos errores en el proceso deben ser identificados, mejorados y se deben tomar como una enseñanza para el futuro. La grandeza toma tiempo, y así como poco a poco el equipo se acercó al título hasta que lo logró, el modelo se debe ir puliendo hasta lograr el cometido: mantenerse en la élite del continente.

El primer error grave de Nacional fue la concepción de su plantilla. Mientras las directivas inflaban pechos orgullosas por la constante venta de jugadores (que no es mala para el equipo), se olvido de la mejor manera de reemplazarlos. Nacional debe aprender que no sólo se debe vender y que a veces el mejor refuerzo, es mantener al equipo. Es difícil debido a las propuestas internacionales, pero es necesario que sus directivos empiecen a pensar como los grandes del continente. y, según el caso, empezar a ofrecer lo mismo. No es justo que se perdieran tantos jugadores clave con equipos del continente (solo Dávinson y Marlos salieron a Europa). Para ser grande hay que comportarse como grande.

También te puede interesar: Yerry Mina y Dávinson Sánchez el futuro del Barcelona.

Una vez vendidos varios jugadores, la comisión técnica del club cometió el segundo error grave: no reemplazo lo que salió. Los encargados de los fichajes se pifiaron bastante. Cuando Nacional ganó la Libertadores el equipo se empezó a desarmar y poco a poco fue perdiendo calidad. Un equipo enfocado debe vender cuando tenga un reemplazo mejor o igual. Pero Nacional no lo hizo así, vendió realidades y trajo apuestas. Trajo jugadores que no habían demostrado ser de la calidad de los que salieron y por eso se ve ese hueco en el juego del equipo. Además, sus dos refuerzos más importantes, a pesar de ser grandes jugadores, ya están bastante grandes y se empieza a notar que los años les pasan factura. Nacional no siguió un modelo serio de ventas y fichajes.

El tercer error, que se ha sentido bastante, es la pasividad del cuerpo técnico para modificar y usar lo disponible de la mejor manera. Reinaldo Rueda es un gran DT, pero no supo modificar el sistema de juego del equipo para aprovechar los jugadores disponibles. Quiso seguir jugando a lo mismo (que con jugadores similares se puede) y sin contar con jugadores que interpretan bien su idea, el equipo se ve confundido, sin rumbo y sin ideas. Además, por esa ausencia de jugadores capaces se empezó a desaprovechar a los mejores. Matheus fue usado en varias posiciones, lo que no permitió que se explotará su máximo potencial y Dayro fue llevado a una posición donde ya los años no lo dejan rendir al máximo.