Las lagrimas de Jorman Campuzano

04/27/2018
Oscar Pacheco

Escrito por: Oscar Pacheco

Hay días en la vida en que el fallecimiento de un familiar te destroza y te deja en un limbo del que no logras salir. Te ausentas del trabajo, no respondes llamadas y eres incapaz de interactuar con otras personas. Simplemente te limitas a respirar y a responder saludos con confusión absoluta. Eso nos pasa a la mayoría de mortales, pero hay personas especiales, unos seres que alumbran el camino de los hinchas del fútbol y de los cuales, sólo interesa su rendimiento en una cancha. Poco nos interesamos en su vida diaria, lo que enfrentan, lo que tienen que pasar por fuera del estadio.

El director técnico de Atlético Nacional, Jorge Almirón, comentó en la rueda de prensa, posterior a la victoria 4-1 de su equipo ante Bolívar de la Paz, una incidencia, una historia de mucho valor para quienes juzgan a los futbolistas por errar un gol, por tirar mal un pase o por una derrota. Jorman Campuzano, joven volante verdolaga, sufrió una tragedia familiar el día del partido. La persona que lo crió y acompañó en sus primeros pasos en el Pereira falleció y el jugador no avisó. No se ausentó de sus responsabilidades, fue titular del partido, jugó como si nada pasara y ganó. Ganó en nombre del que consideraba como un padre.

En el camerino se rompió, el dolor salió a flote, pero ¿cómo hizo para guardarse el secreto? Allí radica la admiración que siento por Jorman. Puso sus responsabilidades como futbolista profesional sobre el dolor que sentía como hijo y ser humano. No quiso ver afectado su entorno para que lo principal fuera el objetivo del equipo. ¿A quién no le ha pasado que fallece un familiar y todo queda parado? Pues para él era más importante homenajear con un buen partido a su familiar, que irse a lamentar. Hay que ser muy fuerte para tomar una decisión así, por eso el caso de Campuzano es digno de admirar.

Como dijo su técnico, a Jorman pocos lo conocían en Colombia cuando llegó a Nacional, pero sus historia de vida y su buen momento han hecho que hoy sea un referente dentro del plantel. En muy poco tiempo este joven de 21 años nacido en Tamalameque (César, COL) nos ha enseñado mucho.