¿La tercera es la vencida?

06/23/2016

Por la selección de España nadie daba un peso, luego de la nefasta fase de grupos que tuvo en el Mundial Sudáfrica 2010. Ningún aficionado aparte de los argentinos, creía que la selección liderada por Messi, el mejor del mundo, iba a llegar a la final del mundial Brasil 2014, pero ambas selecciones sorprendieron y aunque una salió victoriosa y la otra no, demostraron que no siempre hay que ser favorito para alcanzar una final deseada. España tenía y tiene algo que le faltaba a Argentina, orden, una idea de juego clara. Argentina podía tener al mejor del mundo, podía contar con jugadores muy buenos y que se destacaban en sus respectivos clubes, que eran excelentes individualmente hablando, pero que no lograban conectarse como grupo en la selección.

El “Tata” Martino ha logrado que se vea a un equipo que sigue un esquema de juego, a un equipo que busca destacar su fortaleza, que no es sino su delantera, empezando por su capitán, Lio Messi. Han decidido indagar la manera en que una de sus falencias que es la defensa floja, a parte de Mascherano, no se note, ni la noten los equipos rivales.

En el Mundial y en la Copa América de Chile, Argentina no hallaba la manera de sobresalir en sus puntos fuertes, no encontraban, ni se encontraba Messi, era uno el del Barcelona y uno muy por debajo en la albiceleste. A pesar de esto, es de destacar que no cualquier selección logra llegar a 3 finales consecutivas, en torneos tan importantes, Mundial Brasil 2014, Copa América Chile 2015 y ahora Copa América Centenario 2016.

En esta Copa han logrado una versión completamente diferente, una versión mejorada y que da gusto ver jugar. Han conseguido potenciar el buen juego de sus delanteros, especialmente de Messi, que se convirtió en el goleador histórico de Argentina con 55 tantos, superando a Gabriel Batistuta, quien gozaba anteriormente de ese título y de Higuaín que lo está siguiendo de cerca.

Los números son fantásticos, han goleado en casi todos sus partidos, ganaron 2-1 a Chile, 5-0 a Panamá y 3-0 a Bolivia en la fase de grupos, y 4-1 a Venezuela, 4-0 a Estados Unidos en cuartos de final y semifinal, respectivamente. Están nuevamente a un paso de cumplir un sueño, y acabar con la maldición de 23 años sin títulos, esperando y seguramente lucharán para ver si la tercera es la vencida.