La Resurrección de Nuri Sahin

03/19/2013

Todo era perfecto en la vida del turco Sahin en la antesala de la temporada 2011/2012. Se coronaba campeón y gran figura del Borussia Dortmund en la Bundesliga, y a pesar de estar lesionado y no poder jugar las últimas fechas, se anunciaba su fichaje por el club con el que sueñan jugar la gran mayoría de futbolistas, el Real Madrid. Llegaba a la pretemporada del equipo merengue en Estados Unidos, a pleno de condiciones y lleno de ilusiones. Pero, lastimosamente a veces el destino te juega una mala pasada, y pasas del cielo al infierno en un momento, o en éste caso, en un entrenamiento. Esguince de rodilla, al menos tres semanas de baja, y se perdía la gira estadounidense. Luego, a las tres semanas, se anunciaba su vuelta a entrenamientos. Nuevas ilusiones, y una nueva lesión. Recaída en su lesión, y nuevamente un mes fuera. Luego de eso, volvería en un duelo de Liga resuelto ante el Mallorca, y disputaría partidos de Copa del Rey, pero ya no era el mismo Sahin. Las lesiones, esas malditas lesiones, que han mermado tantas promesas, hicieron merma en el joven turco. Finalizó la temporada con un título de Liga del que apenas y fue partícipe.

 

Inicia la actual campaña, y se daba a conocer su cesión al Liverpool, con un ambicioso y rejuvenecido proyecto de Brendan Rodgers. Pero, tampoco encontró su nivel en el club de Merseyside. Por eso, en el mercado de invierno se le buscó acomodo, y se encontró la horma a su zapato: Borussia Dortmund. Volvía el hijo pródigo, el niño mimado de hace dos temporadas, ese con el que debutó como profesional y se dio a conocer en el mundo como un mago con su zurda. El pasado sábado jugó su primer partido como titular desde su vuelta, ante el Friburgo, y fue todo sonrisas. Volvió la alegría, el encanto en su rostro. Comandó a los de Klopp en la victoria 5-1, con doblete suyo incluido, y sumaron tres puntos que aún mantienen vivas las pequeñas esperanzas del título de la Bundesliga. Bien por él, bien por el fútbol, y hasta por los cuartos de final de la Champions League, que verán un duelo Isco – Sahin. Esperemos que las lesiones se mantengan alejadas, y nos permitan disfrutar de su exquisito fútbol.

 

Sebastian Vargas Rozo