La novela Verratti

06/21/2017

A finales de abril el periódico ‘Mundo Deportivo’ comentó los contactos del agente de Marco Verratti con representantes del F.C. Barcelona durante el partido de Champions entre el club español y la Juventus.  Este domingo, el diario francés ‘L’Equipe’, afirmó que el volante le había dicho al PSG que se quería ir y mientras tanto en Italia, ‘La Gazzetta dello Sport’ señalaba que el Barça estaría dispuesto a llegar a los 100 millones de euros para llevarse al jugador, a la vez que ‘Premium Sport’ anunciaba este lunes una reunión entre Donato Di Campli, agente de Verratti, y el director deportivo del PSG, Antero Henrique, en Milán de la que ha dado cuenta una foto del periodista italiano Gianluca di Marzio.

No será fácil.  A pesar de las excelentes actuaciones de Marco en los últimos cinco años con el PSG, el propietario del club, Nasser El-Khelaifi, es un hombre testarudo.  Un ejemplo claro de su posición fue lo que sucedió con el mediocampista veterano Thiago Motta quien intentó forzar su salida del club el verano pasado para irse al Atlético de Madrid, equipo con el que ya había acordado términos.  El fichaje se puso sobre la mesa pero El-Khelaifi, furioso por cómo Motta se había portado, se negó a dejarlo ir; ya sea un centrocampista de 34 años como Motta o uno de 24 años como Verratti, las reglas son las mismas.  La puerta de salida está, por ahora, cerrada.

El mediocentro italiano es ideal para descongestionar el juego cuando el rival realiza una presión alta, algo que se ha puesto muy de moda en Europa.  Verratti crece en el inicio de la jugada, en la salida de balón independiente si se juega con un 4-4-2 habitual en Ancelotti o el ya interiorizado 4-3-3 de Emery, él es la referencia con y sin balón mientras Matuidi está a cargo del recorrido de un campo a otro en el despliegue defensivo para robar y ofensivo para llegar.  Verratti es un jugador flexible que puede actuar como mediapunta (así inicio en el Pescara hasta que Zeman lo retraso), mediocentro (hoy en el PSG) o de interior, posición en la que tiene la capacidad para asociarse en corto, esconder el balón (algo que maneja a las mil maravillas) para poder acercarse al área contraria y ejecutar un último pase o incluso terminar la jugada.  El nacido en Pescara es un talento único, visto por la Juventus como el heredero de Andrea Pirlo y en Barcelona como sucesor de Andrés Iniesta.  No hay nada más que decir acerca de un crack que ya está en la elite y quiere trofeos pero que ahora mismo siente que nunca los alcanzará jugando para el Paris Saint-Germain.

En el fútbol moderno, donde los clubes de élite se están alejando financieramente y se hacen cada vez más fuertes en el campo, la reacción natural de todos los demás es trabajar intensamente en  defender los espacios.  Los equipos de élite pasan mucho tiempo batallando cómo romper defensas cerradas siendo uno de los aspectos que más se trabajan hoy en día pero el tiempo de entrenamiento es limitado y las defensas son mucho más fáciles de adiestrar que los esquemas de ataque.  Verratti es clave para fracturar sistemas defensivos.  Jugando desde atrás, pero moviéndose libremente; su habilidad para no sólo ver, sino ejecutar pases notables es de lo más destacado; y lo que lo distingue de prácticamente cualquier otro centrocampista.  Es por eso que Barcelona lo quiere tanto, es un jugador que podría quedarse por una década ayudando a maximizar los últimos años de Lionel Messi y a conseguir la transición de este equipo junto a Neymar.  Este podría ser el fichaje más importante del verano no sólo para el París Saint-Germain, sino por el efecto que podría tener en el fútbol europeo en los próximos años y en Cataluña lo saben.