La importancia del 5

11/8/2013
PaseAlVacio

Escrito por: PaseAlVacio

Los porteros con sus grandes atajadas figuran en un partido. Si atajan un penal, si salvan a su equipo de un gol en el último minuto, o en muchos casos como goleadores al final del partido. Dicen que los goles son amores y de eso viven los delanteros, se les juzga por el gol anotado, y errado, por ese gol que salva la temporada y que da cupo a una copa internacional o porque dio el título. Así mismo se podría hablar de un defensa o de los volantes ofensivos, pero hay un jugador que poco se tiene en cuenta pero que son vitales en el funcionamiento colectivo y que poco se reconoce cuando está y se extraña cuando se ausenta, el volante 5 o de marca.

Recuerdo al primer Boca Juniors de Bianchi y aparece la imagen del incansable Chicho Serna. El día que jugaba nadie decía nada, el día que no podía jugar lo extrañaba hasta Maradona. Su temperamento, su empuje y su voz de mando contagiaba a todo un equipo que lo veía insustituible, los demás podían salir o descansar, pero él tenía que estar los 90 minutos para mantener concentrados a sus compañeros.

Tuve la posibilidad de ver a Brasil campeón del mundo en 1994 y 2002, y siempre tuvo un jugador con jerarquía, que se encargaba de taponar, de salir jugando con criterio y ser el enlace efectivo entre defensa y ataque. Dunga y Gilberto Silva cumplieron ese papel en Estados Unidos y Corea-Japón respectivamente, eran esenciales en el juego del equipo sin ser las grandes figuras, Romario en uno y Ronaldo en otro se quedaron con los aplausos siempre.

La llegada de Pekerman a Colombia generaba expectativa, empezó con una victoria en Perú y derrota en Ecuador, luego llegaron victorias frente a Uruguay y Chile, la primera de local, la segunda de visitante, y un jugador muchas veces pedido por la afición, pero no tenido en cuenta por Bolillo o Leonel Álvarez, fue fundamental. Edwin Valencia jugó esos dos partidos y Colombia potenciaba sus cualidades y disimulaba sus deficiencias. Los goles los hacían Falcao y Teo, y su trabajo no se reconocía como lo merecía. Se lesionó, Colombia no volvió a ser el mismo y ahí se le extrañó, ninguno de sus reemplazos mostró el nivel necesario.

Muchísimos ejemplos, podría escribir un libro al respecto para demostrar su importancia. Busquets en Barcelona, Xabi Alonso en Real Madrid o Pirlo en la Juventus son otros ejemplos de la importancia del 5 en un juego en equipo. Messi, Cristiano o Tevéz no podrían lograr nada sin ese tipo de jugadores. ¿La debacle de los “Galácticos”? La venta de Makelele al Chelsea. No es necesario ser el mejor jugador técnicamente, basta con su ausencia para demostrar que el fútbol es de 11 y que todos tienen una importancia en el juego, pero mi propósito con esta columna es hacer un llamado a reconocer el trabajo de este tipo de jugadores.

@OscarPachecoM9