La costosa locura

04/11/2016

Hace 365 días Chelsea era el mejor equipo de la Premier League coronando una excelente temporada, con apenas 3 derrotas en 38 partidos. La segunda etapa de Mourinho en el club parecía presagiar un nuevo y mejor andar para el equipo londinense. Hoy en día, ya sin el técnico portugués, están firmando una temporada deficiente y ese gran equipo de hace un año, quedó en un espejismo.

En Champions, la historia no es distinta, un equipo que parecía ser aplomado, fuerte y efectivo, quedó eliminado de la competencia (2015-2016) de la manera más impredecible posible. Un Chelsea desdibujado que parecía poder llegar mucho más lejos. Desde 2013, con un poco de suerte, el equipo “blue” no es protagonista en el torneo de clubes más importante del mundo.

Otro problema grave que tiene el equipo londinense es que, desde su primera final de Champions en el 2008, ha tenido 7 técnicos: Gramm, Ancelotti, Villas Boas, Di Matteo, Benitez, Mourinho y Hiddink, sin contar a Antonio Conte, quién se encargará del club desde la próxima temporada. Ni siquiera se alcanza a un entrenador por temporada.

Finalmente, otro gran error de Roman Abramóvich, es comprar jugadores para después no saber qué hacer con ellos. Casos como Cuadrado, Falcao y Pato, jugadores en los que se gasta y no juegan, se están volviendo más frecuentes. El dueño del equipo londinense no encuentra un equipo que le brinde seguridad y aun así, busca argumentar con una chequera desequilibrada. Ahora se habla de Higuaín, Zlatan, Pogba, Stones, James y demás, sin pensar si quiera si tienen puesto en el equipo. Se debe parar, pensar y ejecutar.

El futuro de Chelsea es una completa incógnita, más sin saber cómo llegará Conte a manejar la plantilla que dejará Hiddink y, aun peor, sin saber si hay un torneo internacional. Lo cierto es que el equipo de Londres ha tomado fuerza en el último milenio y no puede dar ventaja ante los grandes de Europa. Amanecerá y veremos.