James vuelve a soñar

07/11/2017

Después de 111 partidos, 36 goles, 41 asistencias y 7 títulos, James David Rodríguez deja el Santiago Bernabéu por la puerta de atrás; llega al Bayern Múnich como pedido expreso de Carlo Ancelotti, técnico que lo potenció en el Real Madrid, y que lo recibe con los brazos abiertos, sabiendo que tiene todas las condiciones para triunfar en el fútbol alemán.

El sueño después del mundial, terminó convertido en pesadilla viendo la final de la UEFA Champions League desde la grada. El andar de James por Madrid tuvo un buen inicio bajo las órdenes de Ancelotti, pero con la llegada de Zinedine Zidane, ídolo de su infancia, el colombiano pasó a ser cuarta o quinta opción por detrás de Asensio, Isco o Lucas Vázquez. El técnico francés nunca se sintió a gusto con el juego del 10 y prefirió otras opciones al momento de dar oportunidades en momentos decisivos.

La calidad de James no se pone en discusión, determinar si los jugadores que se quedan en la casa blanca son mejores es cuestión de gustos, pero lo que sí queda claro, es que, en resultados y números, James se los lleva a todos por delante. Ningún jugador tuvo la influencia de la zurda del colombiano, pero en la opinión de Zidane, que era la realmente importante en Madrid, los demás merecían más chances y por eso se decantó por otros jugadores con quienes tenía más afinidad.

¿Qué le espera a James en el Bayern?

Primero: Un equipo acostumbrado a ganar en Alemania y a competir en Europa, que se encuentra en un proceso de transformación luego del paso de Guardiola y que busca en el colombiano, una ficha clave para volver a la gloria europea.

Segundo: Lo recibe un técnico consagrado que lo valora porque lo vio rendir a su máximo nivel. El italiano sabe que James tiene gol, asistencias, balón parado y otras características que pueden aportar a un Bayern que ve como Ribery, Robben o Muller no son los mismos de antes y necesitan un jugador que los refresque.

Tercero: Competencia sana por ser titular, con la confianza del técnico y con un club que siempre busca respaldar, arropar y proteger a los suyos.

Cuarto: Un país, cultura e idioma nuevos que le van a aportar en su madurez profesional y personal. El colombiano todavía es un jugador joven que esta terminando de formarse y Alemania golpea su vida en un momento crucial.

El Bayern de Múnich era la mejor opción. Protegido por ‘Carleto’, con ánimos de revancha y a un año del mundial de Rusia, James tiene todas las chances de volver a ser él, el mismo que es feliz vestido de amarillo y que vivió dignamente la pesadilla blanca.