Ilusión roja

08/22/2017

Generalmente suele decirse que José Mourinho comienza a recoger la cosecha después de su segunda temporada. El historial demuestra que en el segundo ejercicio tiene mejor moldeado su once, pero la primera sesión no fue tan mala para un equipo que él no construyó totalmente.

El 26 de febrero el Manchester United derrotó 3-2 al Southampton en Wembley en la final de la Copa de la Liga; Mourinho ganó su título número 24 como entrenador, y el 24 de Mayo, el Manchester United se consagraró campeón del torneo que le faltaba al entrenador portugués, la UEFA Europa League, tras vencer 2-0 en Suecia al Ajax de Amsterdam y así sellar su clasificación para la próxima edición de la Champions, que era el objetivo principal de los red devils después de su irregular Premier League 2016/2017.  

Esta temporada no comenzaba muy bien y su respuesta a la derrota en la Supercopa de Europa frente al Real Madrid ha sido contundente en las dos primeras jornadas de Premier: el primero, un 4-0 al West Ham y el segundo, el sábado al Swansea como visitante (0-4).  Nadie presenta mejores números que los red devils en el nuevo curso del campeonato inglés: 2 jugados, 2 ganados, 8 goles a favor, De Gea casi inédito con dos partidos sin recibir gol y con Romelu Lukaku instalado en el pent-house de la tabla de goleadores con tres dianas.  El Manchester United fue paciente, gestionó con acierto dos partidos que años atrás eran un verdadero calvario para sus hinchas, se ha mostrado superior, por fútbol y por físico, liderado por Matic, Pogba, Lukaku y Mkhitaryan, quien se ha vestido de asistidor en este inicio de temporada.

Este ‘nuevo’ United es multifacético. En el apartado de los goles, de los ocho anotados, Romelu Lukaku tiene tres, Paul Pogba dos, Anthony Martial dos y Eric Bailly uno; una buena propagación de adelante hacia atrás. También es cierta la obsesión de Mourinho por los jugadores altos, pero esta vez parece estar dándole la razón; cuidar a Pogba (1.91 m), Lukaku (1.91 m) o Matic (1.94 m) en lanzamientos de costado no debe ser fácil y si a este tándem les agregamos a Marouane Fellaini, Victor Lindelof, Chris Smalling, Michael Carrick y potencialmente a Ibrahimovic, las defensas contrarias van a tener mucho trabajo en los balones por arriba.  

La posesión ahora sí da resultados, es diferente a la de Louis Van Gaal, en donde posesión equivalía a tedio y control de la pelota sin penetración. Ya no se trata únicamente de un equipo que explota muy bien los espacios con un poder de fuego innegable, es también el de un equipo con un fondo de armario que incluyen a Fellaini, Lingard, Ander Herrera, Carrick, Matteo Darmian, Marcos Rojo, Luke Shaw y Martial, quien ha respondido acertadamente cuando le ha tocado entrar.

Este es el mejor comienzo del United para una campaña desde 1907-1908 cuando una victoria por 4-1 al Aston Villa fue seguida por una victoria por 4-0 sobre el Liverpool. También es cierto que sus dos primeros rivales no son candidatos, pero una diferencia de gol de 8-0 es una impresionante declaración de intenciones. Mourinho señaló el fin de semana que el United comenzó con dos victorias la temporada pasada y terminó sexto, pero esto se siente diferente. Hace un año, las dudas invadían a la defensa, Wayne Rooney era una pregunta sin respuesta y el estilo era más que espeso. No existen tales incertidumbres 12 meses después. 

Este parece un equipo completo, un equipo de Mourinho, listo para imponer el ritmo. Hemos visto esta película antes y sabemos cómo termina, el entrenador luso siempre es un favorito, como solían ser Tiger Woods o Michael Schumacher en sus tiempos y Conte, debe estar preocupado.