Hoy por Jesús Cabrales

09/12/2017

Jesús Emilio Cabrales Galán es un joven barranquillero de 24 años, que hace unos meses, tomó la decisión de irse a Australia a estudiar inglés luego de graduarse con honores como Ingeniero de Petróleos en la Universidad de las Américas en Bogotá. Un sueño por cumplir y un reto más luego de convertirse en profesional.

A los dos meses de estar en Australia, empezó a tener algunos problemas de salud, y en compañía de su hermano mayor, Javier, han enfrentado la dura experiencia de vivir lejos de su familia con un diagnostico de cáncer de estómago.

Sus familiares lo describen como la persona más maravillosa del mundo, con defectos como todos, pero lleno de muchísimas virtudes. Inteligente, dedicado, noble, humilde, carismático, organizado. El mejor hijo, hermano, amigo, primo, entregado a todas las personas que quiere.

Sus hermanos iniciaron una campaña en redes sociales (https://www.gofundme.com/jesuss-fight-against-cancer) para solicitar el apoyo de sus amigos, conocidos y todas aquellas personas de buen corazón que quisieran ayudar ante la imposibilidad de sus padres de asumir un tratamiento tan costoso, y aquí en PaseAlVacio quisimos conocer su historia, abrir un espacio para dar a conocer los detalles por lo que está pasando Jesús; por eso nos comunicamos con él para que nos contara su experiencia.

– Queremos agradecerte por hablar y para empezar, ¿por qué decidiste irte a Australia, Jesús?

Quería aprender inglés, tener una experiencia nueva luego de graduarme de la universidad. Era un sueño viajar y salir de Colombia por primera vez. Además, mi hermano mayor, Javier, ya tenía un año estudiando en Australia y me pareció una excelente idea, viajar y aprovechar para vivir esta experiencia juntos.

– Llegaste a Australia, y ¿qué pasó?

Llegué a Australia sin ningún síntoma, sin embargo, dos semanas después empecé a tener náuseas y vomito constante, no podía comer ningún alimento y perdí mucho peso. Tuve tres consultas con médicos diferentes, que realizaron varios análisis de sangre y escáneres; luego de un mes de exámenes, pudieron darme un diagnóstico.

– ¿Cuál fue ese diagnóstico?

– Cáncer de estómago en estadio IV, con la inmediata necesidad de iniciar 12 ciclos de quimioterapia y posiblemente una cirugía para controlar la enfermedad.

– ¿Por qué no regresaste a Colombia?

Al tomar la decisión de venirme a Australia, compré un seguro de estudiante extranjero de acuerdo a las exigencias de las autoridades locales y cancelé mi seguro de salud en Colombia, por eso, sin EPS, la opción de regresar no era viable, aquí iba a tener más ayuda. También porque se perdía mucho tiempo ya que era necesario empezar el tratamiento inmediatamente. En Colombia habría sido necesario empezar desde cero los exámenes y el tratamiento no podía esperar tanto tiempo. Incluso entre mi hermano y yo, tuvimos que asumir los dos primeros ciclos de quimioterapia por adelantado mientras realizábamos las solicitudes ante la empresa de seguros porque nos alertaron de la gravedad de la situación.

– ¿El seguro de estudiante no cubrió todos los gastos del tratamiento que necesitas?

Lamentablemente no. Al presentar la documentación, el seguro determinó que por preexistencia no cubriría absolutamente nada del tratamiento, sin embargo, una amiga venezolana Krisbel Pestana Goncalves, presentó una apelación ante la decisión, y logró que cubrieran cuatro ciclos que correspondían del 29 de junio al 29 de agosto, debido a la supuesta existencia precoz del cáncer en el momento del diagnóstico. Pese a tener diagnósticos de tres médicos australianos que dijeron que no era una enfermedad preexistente y de las historias clínicas en Colombia donde se demostraba que nunca había tenido consultas por temas gástricos, el seguro decidió que solo cubría esa parte. Por insistencia del oncólogo tratante, logramos que cubrieran dos ciclos más, es decir, otro mes, hasta el 29 de septiembre. Sin embargo, seguimos ‘peleando’ y la solución fue que ellos pagaban los gastos para que me devuelva a Colombia, pero lo que haría retrasar el avance que he tenido en estos tres meses.

– ¿Cuál ha sido el resultado del tratamiento?

A la fecha, he recibido cinco ciclos de quimioterapia y los exámenes demuestran que el tumor del estómago se ha reducido un 50%. Por eso, los médicos me recomiendan que siga el tratamiento en Australia, que no me regrese a Colombia (se pondría el riesgo la mejora que ha tenido).

– ¿Cómo ha sido la experiencia de estar lejos del resto de tu familia, en un país extraño? ¿Cómo has hecho con tus estudios?

Hay días que me siento mucho mejor, más tranquilo, sabiendo que Dios está conmigo. El estudio lo he tenido descuidado, el trabajo igual porque no siempre puedo, entonces me toca a ratos, pero gracias a Dios me siento feliz. Quería vivir la experiencia de estar fuera del país, quería valerme por mí mismo, y sé que antes podía más, pero sigo haciéndolo de cierta forma, en lo posible trato de no depender de nadie porque no me gusta y era una de las cosas que quería experimentar al venirme. De todos modos, tengo a mi hermano, que me ha apoyado siempre de la mejor manera, y a unos ángeles en forma de amigos que me nos han dado su respaldo en estos momentos difíciles que hemos pasado lejos del resto de nuestra familia. No quiero devolverme a Colombia sin tener el idioma que es una de las cosas que venía a buscar acá, por eso decidí continuar con todo el tratamiento en Australia.

– ¿Quieres mandar un mensaje?

Quiero que sepan que me han llegado muchos mensajes y he querido responderlos todos, pero no he podido hacerlo. Quiero agradecerle a todos los que han estado pendientes, a todos los que han ayudado, mil y mil gracias por todo; desde las palabras, el apoyo, las oraciones, los mensajes, las publicaciones. Dios les retribuya todo a todos, no hay palabras para agradecerles. Ha sido un proceso difícil sin mis papás y mi hermana cerca, pero estoy armado de fe y coraje para superar este momento difícil. Presentamos una solicitud al Departamento de Inmigración de Australia para que permitan que mi madre viaje desde Colombia para acompañarme en lo que queda del proceso. De parte de toda la familia Cabrales Galán, eterno agradecimiento. Quiero agradecerles a tres personas que han sido vitales en este proceso: Xilena Tarazona, Marcela Monsalve y Diego Carrascal, hemos sido un equipo, y los tres han sido mis manos.

Queremos agradecerle a Jesús por sus palabras, por ser una persona valiente, que, a pesar de sus 24 años, ha afrontado este duro reto con madurez, que no se ha dejado vencer y ha seguido sus estudios y su trabajo a la par de su tratamiento. Tenemos fe que va a salir de esta situación, y esperamos que, al volver a Colombia, nos de la oportunidad de escuchar como le ganó el partido al cáncer.

Tiene que tener presente a Eric Abidal, él venció esta terrible enfermedad dos veces y después hasta levantó una Champions League. Jesús tiene que estar en su tierra triunfante después de este duro partido.

Si deseas hacer un aporte, puedes entrar a este Link https://www.gofundme.com/jesuss-fight-against-cancer

También puedes compartir el enlace en Facebook y Twitter.