Hospitales

12/10/2013

En Febrero del 2012, al ir a pagar a la caja de una estación de servicio después de tanquear su auto, Éver Banega vio que su coche se rodaba. No tuvo mejor idea que meter su pie para intentar frenar el vehículo que se dirigía hacia unos bolardos, la escena fue dantesca: el pie se le quedó enganchado entre el morro del vehículo y los bolardos rompiéndole la tibia y el peroné a la altura del tobillo. Inmediatamente salieron los empleados para llamar a una ambulancia mientras el volante argentino del Valencia de España, gritaba de dolor.

Algo pasa en Europa. La epidemia que suele llegar en Febrero se ha adelantado algunos meses y no tenemos la explicación del por qué. El segundo mes del año es el que casi siempre comienza a cobrar victimas por lesiones en la extensa temporada europea, sobre todo en aquellos jugadores de Selección quienes son los que más horas de vuelo y de cancha acumulan.

En este momento, prácticamente ninguno de los grandes del viejo continente se salva de este virus. El Real Madrid fue el principal perjudicado de la última fecha FIFA con la pérdida del alemán Sami Khedira, quien estará seis meses de baja. Recientemente se sumó Cristiano Ronaldo con algo más leve. El Barca tiene lesionados a Lionel Messi, Dani Alves y al arquero Víctor Valdés, mientras el club ha decido parar a Xavi Hernández y Andrés Iniesta, ambos mediocampistas descansarán por sobrecarga muscular.

En Inglaterra el panorama no es muy distinto. Mientras el Manchester United añora el regreso de Robín Van Persie, Daniel Sturridge del Liverpool se irá entre seis y ocho semanas justo cuando estaba a sólo una anotación de ser el máximo goleador de la Premier; se perderá encuentros claves contra Tottenham, Manchester City y Chelsea dejando temporalmente la responsabilidad ofensiva en el enchufado Luis Suárez.  

En Italia, la Juventus padece una baja muy importante, la de Andrea Pirlo, lesionado en los ligamentos de una rodilla, quien no podrá jugar antes de enero. Mientras tanto el Bayern Múnich se une a la lista negra con una de sus principales figuras: Arjen Robben estará alrededor de mes y medio de baja, tras lesionarse la rodilla en el partido de Copa alemana ante el Augsburgo.

Cuando los principales clubes europeos se convierten en verdaderos hospitales, es el momento para que los suplentes tomen el mando e intenten aprovechar las ausencias de los titulares, dar un paso adelante para decir presente ayudando a que sus equipos no se descuelguen en estos meses mientras se recuperan las estrellas. Por esos caprichos que tiene el deporte más lindo del mundo, los tres finalistas al Balón de Oro fueron lesionándose y durante al menos dos partidos oficiales estuvieron sin coincidir.

Los nombres acá mencionados no son “aparecidos”, todos son jugadores claves en grandes clubes, de esos que marcan diferencia y que son decisivos para inclinar la balanza. En un año en el que la gran mayoría se cuida por no tener problemas de cara a la máxima cita orbital, las lesiones se han convertido en una auténtica plaga y con una lista que va en aumento; aunque en estas situaciones la suerte también juega, más de un directivo debe estar revaluando el trabajo de pretemporada planeado por sus preparadores físicos. Ojalá no se nos vaya a dañar el mundial por esta epidemia o por alguna idea brillante como la de Banega.