Hasta que lo lograron

04/21/2017

Después de otra penosa derrota por goleada frente al Cúcuta, se me vino a la cabeza la familia Rendón que logró llevar al equipo a la peor situación posible: Real Cartagena se ubica en el último puesto de la tabla con 6 puntos en 13 partidos jugados. Agradezco a Dios que en Colombia no exista la tercera división porque sin ninguna duda estos directivos no son ni de segunda.

En el 2013 en este mismo medio escribí una columna a la cual puse por título No más Rendón, y hoy casi cuatro años después nada cambia y todo empeora. En esa oportunidad pedí que autoridades locales, prensa e hinchada presionáramos la venta del equipo, pero parece que los Rendón son un mal que dura más de cien años. No comprendo cómo la Alcaldía de Cartagena, la Gobernación de Bolívar y empresas como Surtigas, Megatienda o Universidad Tecnológica de Bolívar patrocinan a este equipo y se prestan para esta burla contra la ciudad, la cual merece un equipo grande y un proyecto serio.

La ciudadanía debería pedirle a estas empresas que no patrocinen más al equipo, a las autoridades que no le presten el estadio y a las entidades estatales que no aporten dinero de nuestros impuestos como medidas de presión para sacar a esta gente de la ciudad. Prefiero que Real Cartagena se vaya unos años de la ciudad con la esperanza de que pueda volver con nuevos dueños y no que sigan pasando los años y la situación no cambie.

Es muy triste ver como en plazas más pequeñas que Cartagena se realicen buenos proyectos futbolísticos como por ejemplo Patriotas en Tunja, que esta jugando su primer certamen internacional; Alianza Petrolera de Barrancabermeja, lleva 4 años en la primera división realizando buenas actuaciones; y para no irnos tan lejos miren a Jaguares de Cordoba de la ciudad de Montería el cual fue fundado en el año 2012, ascendió a la primera división en el año 2014 y en este torneo se encuentra en la cuarta posición clasificado en el grupo de los ocho y muy posiblemente se salvará del descenso por su buena campaña liderada por un técnico serio y muy querido por nosotros como lo es Hubert Bodher.

Aplaudo la propuesta del concejal liberal de Cartagena, Erich Piña Feliz para ejercer control y conocer la gestión del equipo Real Cartagena, la cual fue apoyada por  toda la plenaria del concejo. Ya era hora que esta se pronunciaría contra la triste situación del equipo de la ciudad. Espero que pronto se unan las voces de protesta del alcalde, Manuel Vicente Duque, y del gobernador, Dumek Turbay, confesos hinchas del equipo.

Por último, y no menos importante, se necesita la ayuda de la prensa local y de las barras del equipo como Rebelión Auriverde, la cual en días anteriores realizó una marcha pacifica pidiendo la salida de los propietarios y el pronunciamiento de las autoridades. Espero que la próxima columna que escriba en PaseAlVacío sea sobre los aciertos de los nuevos propietarios del equipo, de su excelente proyecto y del regreso del Real Cartagena a la primera división del fútbol colombiano.

La fe es lo último que se pierde y por eso sigo pidiendo: #NoMasRendón


Juan Camilo Acuña [@juancamiloacuna]