Garra albiazul

02/15/2018
PaseAlVacio

Escrito por: PaseAlVacio

Millonarios es un equipo que se la cree. Pese a la enfermedad de su técnico ha conseguido 2 títulos en los últimos 2 meses. El profesor Miguel Ángel Russo, quien hace un par de semanas nos arrugaba el corazón con sus palabras de agradecimiento en rueda de prensa, tuvo que ser internado (por una infección urinaria) antes de la SuperLiga y no ha podido dirigir desde la raya en lo corrido del año. Hugo Gottardi, amigo y asistente, ha sido el encargado de impartir ordenes en el banco.

Nacional y Millos nos dieron una final con emociones de principio a fin. El segundo partido fue digno de la disputa de un trofeo entre dos de los equipos con mayor afición de Colombia y un encuentro que más allá del título tiene un condimento especial: el honor. El estadio Atanasio Girardot estaba a reventar, fiesta y carnaval en las tribunas auguraban un gran partido. Pese al dominio del local, la efectividad del paraguayo Roberto Ovelar y la garra de todo el cuadro albiazul pudieron sacar adelante el partido, la serie y el título.

El mensaje del técnico argentino caló profundo en los jugadores del cuadro bogotano. En la vuelta en Medellin se vio un equipo muy comprometido, apasionado, que juega con convicción y que quería darle una alegría a su timonel en estos tiempos de dificultad. Millonarios jugó como un equipo que se la cree, que aprovecha y explota al máximo sus argumentos.

Los azules demostraron que están preparados para el torneo local; ya derrotaron a sus dos máximos rivales (Santa Fe y Nacional) y en condición de visitante, pero este semestre tienen el difícil reto internacional: la Copa Libertadores de América. El grupo que le espera en la cita continental es complicado: Independiente de Argentina, Corinthians de Brasil y Deportivo Lara de Venezuela.

Millonarios ganó las últimas dos finales en Colombia con gallardía. Remontarle a Nacional, en Medellín, con un marco tan imponente, es algo de admirar. Levantarse dos veces ante Santa Fe, con el Campin vestido de rojo, es algo de aplaudir. Pero ahora tendrá que revalidar eso afuera, con los grandes del continente. Millos tiene una deuda en la Libertadores (las dos últimas participaciones fueron descepcionantes) y este año con la garra de este plantel la puede saldar.


Sergio Andrés Corredor [@SergAndCo]