Fútbol en su máxima expresión

04/24/2017

Emocionante, genial, descomunal, fantástico, inolvidable, épico. Puedo durar toda esta nota diciendo adjetivos del gran partido entre Real Madrid y Barcelona por la fecha 33 de la Liga española. Cuando se combinan factores como excelentes jugadores, ambiente brutal, dramatismo y un magnífico final nos enamoramos más de este deporte. Fútbol en estado puro vimos en la cancha del estadio Santiago Bernabéu donde el que salió ganando fue el espectador.

Dos equipos que salieron a ganar el partido, el local porque quería alejarse más y más en la Liga para pensar en su dura serie de partidos ante el Atlético de Madrid en la Champions, y el visitante quería meterse de lleno en la pelea por el liderato luego de su eliminación de la Champions a manos de la Juventus, todo servido para un gran partido. Planteamientos muy ofensivos que nos dejaron innumerables opciones de gol.

Se pueden destacar puntos muy altos en el Real Madrid como Keylor Navas, Carvajal o Marcelo. El primero no tuvo nada que hacer en los goles, sin embargo evitó muchos y en momentos claves. Los dos laterales iban constantemente al ataque y siempre sumaban. Y cuando todo parecía perdido y sin opciones (ya estaba Ramos en las duchas) apareció el tapado: James Rodríguez dando un golpe de autoridad para los que piensan que ya no es material para el Real Madrid, siendo relegado a la última opción, aportó y empató el partido en un momento anímico clave (90 +).

El Barcelona mostró actitud y ganas, más que fútbol. Ter Stegen demostró frialdad y extrema confianza en situaciones que seguro muchos jugadores de campo no tienen ante la presión del rival. Busquets bastante correcto en todo, no erró prácticamente ningún pase. Y Messi, qué podemos decir de MESSI, el mejor de todos sin duda, partido estratosférico del argentino. Con una gaza en la mano empató el partido y con la frialdad de pocos lo definió. Jugadores así en momentos así son los que el fútbol agradece que existan, además que sirve de motivación para todo el equipo ya que tu máxima estrella está feliz y motivada para la recta final.

Por supuesto que hubo puntos muy bajos, como la penosa actuación de Toni Kross y de Karim Benzema o de Andrés Iniesta, que no se le vio al nivel que muestra en esta clase de partidos, pero de resto ambos equipos dieron todo y nos regalaron un partido del que seguro se hablará y será recordado por muchos años. Además, que no hubo polémica, que siempre empaña estos partidos. En el Santiago Bernabéu sólo se habló con la pelota y este partido debe ser un ejemplo de que Barcelona y Real Madrid no necesitan escudarse o entrar en polémicas arbitrales para demostrar que son los más grandes, por lejos.


Sergio Ustaris [@SergioUstaris]