Fútbol Chino: Proyecto a largo plazo

04/17/2017

Poco a poco los chinos se empiezan a meter de lleno en el fútbol. No sólo localmente, donde la promoción del balompié se convirtió en una política de estado, sino internacionalmente, los chinos comienzan a apoderarse de jugadores y equipos de primer nivel.

Ellos ya lo saben y lo han venido haciendo en otros campos. Han colonizado territorios autónomos. En la economía lo han logrado, primero, copiando a los mejores y luego, comprando a los mejores. Su nivel de colonización es tan efectivo, que ha donde llegan, se apoderan (veamos los ejemplos del los barrios chinos) y el fútbol no va a ser la excepción. Hasta que no lo dominen no van a descansar.

Pero, ¿cómo van a conquistar el mundo fútbol? Sencillo: adueñándose de lo mejor de él, para luego copiarlo en su país. No por nada la Liga China se está llevando grandes jugadores, DTs y varios magnates están a la caza de equipos en Europa. La idea es clara: primero negocian con las mejores ligas para que ajusten sus horarios y varios de sus partidos se puedan ver en su territorio (ya varias ligas europeas juegan a medio día por eso); luego compran a jugadores con capacidad de mercadeo para que enganchen a su población con el deporte, creando una relación con los equipos locales y haciendo que día a día el fútbol entre más en los hogares chinos,. Continúan comprando a grandes equipos para llevarlos al país (ya se están viendo pretemporadas en China) para terminar llenando de jugadores chinos los equipos de los que son dueños (Wanda exigió en su negocio con Atlético de Madrid que 120 jóvenes fueran parte de las inferiores colchoneras).

La colonización anda sobre ruedas y cada día vamos a ver más la influencia de los chinos en este deporte. La política de estado anunciada por su presidente será una de las más agresivas que se ha conocido, volviendo al fútbol casi que obligatorio en los colegios públicos y apoyando de manera directa la creación de escuelas en todo el territorio. El fútbol en China se presenta como un gran negocio, capaz de devolver muy rápido la inversión y como un creador de recursos muy sencillo. Un solo bien jugador es capaz de hacerte rico con solo la venta de camisetas y productos de mercadeo. Los chinos lo saben y por eso le apuntan a mejorar la experiencia conocida con Yao Ming y la NBA. Si enganchan a la población con el fútbol, el dinero va a empezar a fluir.

Por ahora todo lo vemos muy lejano y su Liga por más que lleve jugadores se ve débil. Su selección no es potencia y se ve lejos del próximo mundial, pero si algo saben en este país comunista es planear a largo plazo. La paciencia es una cualidad en los negocios chinos y el fútbol no va a ser la excepción. Cada día vamos a ver más equipos comprados por ellos, más pretemporadas y partidos oficiales en su territorio, y no está lejos el día en que veremos a jugadores chinos entrenando con los mejores de Europa. Poco a poco van a llegar y de seguir como van, no nos extrañemos si lo llegan a dominar.

El dinero en China no va a ser problema, menos si a la empresa privada la apoya el gobierno, y veremos cosas tan impresionantes como la escuela del Guangzhou Evergrande, tal vez el mejor equipo de La Liga China, un complejo de 185 millones de dólares,con más de 60 hectáreas con 50 canchas y más de 3000 niños matriculados y llena de profesores españoles, gracias a la alianza con el Real Madrid. Una locura si pensamos que esa es sola la inversión en una escuela de inferiores. Además, ya estamos viendo como grandes negociantes del mundo fútbol, Jorge Mendes para ser más exactos, hicieron del país del dragón una de sus apuestas primordiales.

En 4 años veremos a una mejor China dando de que hablar en Qatar y en 10 años empezaremos a ver a sus jugadores en Europa. Y no les extrañe que en 20 años los veamos cómo uno de los mejores a nivel mundial…