Fortín charrúa

03/21/2017

El estadio Centenario de Montevideo tiene una magia única, una esencia inigualable y quienes fueron en condición de visitante sintieron el peso de la historia del país más futbolero del mundo. Además es el fortín de la selección dirigida por Óscar Washington Tabárez, que no pierde en casa desde el 2009.

A Uruguay siempre le cuesta en las eliminatorias. A los dos últimos mundiales llegó por la ventana: para Sudáfrica 2010, tuvo que jugar repechaje ante Costa Rica y para asistir a Brasil 2014, tuvo que superar a Jordania. Pero donde no le cuesta es en condición de local. De los ocho torneos oficiales jugados en suelo charrúa, todos fueron para las vitrinas del museo del Estadio Centenario: siete Copas América (1917, 1923, 1924, 1942, 1956, 1967 y 1995) y un Mundial (1930) son la clara demostración que podemos estar frente a uno de los mejores locales del mundo.

Su técnico, el profesor Tabárez, asumió la dirección a comienzos de 2007 y desde ese momento a dirigido 36 partidos de local, obteniendo la victoria en 22 juegos, cediendo empate en 12 de ellos y sólo perdiendo en 2 ocasiones, versus Brasil y Argentina en el 2009. Desde esa última derrota, 0 a 1 ante los albi-celestes, se han jugado 26 partidos en el Centenario, un estadio único rodeado de zonas verdes que se hace gigante entre los árboles.

Las estadísticas de Uruguay como local en las últimas tres eliminatorias vienen en continúo ascenso. Para Sudáfrica disputó 10 juegos en el Centenario y obtuvo un rendimiento del 53%. Para Brasil jugó 9 partidos en casa y el porcentaje subió al 70%, ganando 5 juegos y cediendo 4 empates. Pero su eficacia siguió mejorando y en las eliminatorias actuales, para Rusia 2018, tiene un rendimiento del 100% con 18 puntos obtenidos, 16 goles a favor y sólo uno en contra.

En una visita a Uruguay en 2013 quedé gratamente sorprendido por el apego de todos los ciudadanos con su selección. Francia visitó tierra oriental para disputar un amistoso y como si se tratará de un partido del mundial, todos los funcionarios del puerto de Colonia dejaron de hacer sus actividades para poder presenciar el cotejo. Un amistoso, no más. Las ventanillas estaban cerradas, nadie atendía y ningún pasajero hacía alboroto, pues también estaban pendientes del desarrollo del encuentro. Si tomamos los partidos amistosos jugados en condición de local, los ‘charrúas’ no han perdido bajo la conducción de ‘El Profesor’: jugaron 11 partidos y obtuvieron la victoria en 7 de ellos, anotando 25 goles y sólo recibiendo 9.

Uruguay es uno de los países que más exporta jugadores de fútbol y a pesar de su pequeña población demuestra que es un gigante en el deporte rey. Esta semana el Parque Batlle se volverá a vestir de gala, grandes y chicos (sí allá todavía van familias) disfrutarán de otra tarde mágica en el lugar donde todo comenzó.