¡FELIZ CUMPLEAÑOS DINHO!

03/21/2013
Andrés Aranguren

Escrito por: Andrés Aranguren

Fue uno de los mejores jugadores que vi, tal vez el mejor, pero él va más allá de eso. Ronaldinho nos enseñó a reír jugando, a impresionarnos en cada jugada y a disfrutar, porque para eso está hecho el fútbol, para disfrutar.

La primera vez que lo vi fue en el mundial 2002. Cabellera larga, dientes pronunciados, el dorsal número 11 en su espalda y caminar extraño que no le había visto a ningún jugador. En Brasil estaban jugadores de talla mundial como Ronaldo, Rivaldo, Roberto Carlos, Cafu, entre otros, pero a mí el que más me impresionaba partido a partido era el 11. Fueron pasando las rondas y Brasil seguía ganando En cuartos de final se encontró con Inglaterra, un partido muy difícil, cerrado y parejo, que solucionó este ser ‘raro’ del dorsal número 11. Primero con un mágico tiro libre sorprendió a Seaman y luego con una jugada individual, eludió contrarios, el balón para Rivaldo y Brasil superaba este escollo.

Tal vez muchos recuerden este partido con especial cariño como yo, fue conocer a un ser fantástico que nos iba a hacer amar, aun más, este deporte. Luego descubrí que el ser mágico número 11, se llamaba Ronaldo, pero para no confundirlo con Ronaldo ‘el gordo’, le decían en su país: RONALDINHO. Jugaba en ese entonces en el PSG, pero gracias a su mágica actuación en tierras asiáticas, un grande de Europa se iba a interesar en él; el Barcelona dirigido por Rijkaard, lo ficharía.

Desde ese momento el fútbol español empezó a tomar otro color, anteriormente lo conocía por el Valencia de Cañizares y Mista o por el Real Madrid de Zidane, Figo y compañía. Pero ahora mi interés, y sé que el de muchos, se iba a centrar en el Barcelona. Ronaldinho y su sonrisa ahora portaban el dorsal número 10 en el club blaugrana. Domingo a domingo llenaba la liga de las estrellas con su magia, y luego toda esa magia se esparció por Europa. Goles inolvidables al Villareal, Sevilla, Real Madrid, Chelsea, Werder Bremen, reposan en la retina de muchos. De la mano de su magia y su sonrisa llevó al Barcelona a conseguir una Champions luego de 14 años. Luego su magia se trasladó a Milán, Flamengo y Atlético Mineiro.

Tal vez estas palabras se quedan cortas para felicitar a un grande, pero es un pequeño homenaje para esa sonrisa que nos enamoró del fútbol,

¡FELIZ CUMPLEAÑOS RONALDINHO!