Fe eterna en El Tigre

08/25/2017

Siento una alegría inmensa, difícil de explicar, al ver a Falcao nuevamente en el podio de los mejores nueves del mundo. El Tigre, que muchos pensaban y decían estaba acabado, que ya había terminado su cuarto de hora, que realmente no era tan bueno, que cuando se lesionó confirmó que no era tan necesario, pues a La Selección le había ido excelente en el Mundial Brasil 2014 gracias James.

Fácilmente se olvidaron por quién clasificamos a dicho mundial, quién es el que no le teme a ningún equipo, ese es Radamel Falcao García, no fue James Rodríguez. James nos representó muy bien en el mundial, pero ¿alguien alguna vez pensó que si Rada hubiese estado, tal vez hubiésemos llegado más lejos, que ese gol que nos faltó ante Brasil pudo llegar de la cabeza o piernas de Falca? Yo sí, pero no podemos quedarnos en los “y si…”, tenemos que vivir el momento, y en este momento tenemos al nueve al que en muchas selecciones y clubes le temen, porque saben de lo que es capaz.

En este momento Radamel es quien puede darnos ese último impulso que necesitamos para clasificar, así como lo hizo en la pasada eliminatoria. Sin James (posiblemente ausente por lesión) Falcao será el líder que necesitamos para enfrentar a Venezuela, inferior en nomina y números, pero siempre complicada al medirse con el combinado cafetero, y a Brasil, pues sería el único al que no le temblaría el cuerpo ante la selección carioca.

En PaseAlVacio tuvimos que aguantar muchísimas críticas por defenderlo en su peor momento, en su paso por el Manchester United, Chelsea e incluso en el mismo Mónaco, pues fuimos muy pocos los que confiamos en que volvería a su mejor nivel o lo superaría. Con todo el trabajo, sudor y con su fe eterna a Dios logró llegar a donde se propuso.

Falcao García es de esos que cualquier persona admira, no sólo por ser un excelente deportista, sino porque es un ser humano que es humilde, luchador, creyente y que no se rinde porque se le acaban las fuerzas, porque le queda la fe en sí mismo. Por eso jamás perderemos la fe en ti Tigre, contigo hasta el final, esperamos que esta vez logres representarnos en todas las competencias. Rusia espera por ti.