Estimado Señor: Juan Carlos Osorio

06/1/2014

Admito que desde cuando lo nombraron técnico de Nacional hace dos años, no me simpatizaba, pues desde que usted emigró para México a seguir ejerciendo su labor como Director Técnico, muy poco volví a saber de su trabajo, por ahí a veces cuando aparecía en imágenes en Espn o Fox Sports o muy esporádicamente en RCN o Caracol.

Tengo que ser sincero, lo que usted ha hecho con el Atlético Nacional es algo de admirar y un ejemplo para otros equipos. Cuando recién empezaba su plan de trabajo con el club paisa, supo resistir las críticas de medios de comunicación locales, aun siendo destructivas o poco profesionales, usted siguió con su idea principal de trabajo. Los nombres de los jugadores como Sherman Cárdenas, Alexis Henríquez o Daniel Bocanergra, entre otros, llegaron como refuerzos y no cayeron bien en los ojos de la hinchada ‘verdolaga’, pero como en todos los deportes hay que apoyar, esperar y dejar trabajar, para así obtener éxitos.

Cuando un jugador de fútbol es profesional, debe saber jugar en cualquier posición más cuando el director técnico lo necesite, eso se ve muy poco en el fútbol colombiano y más hoy en día, pero usted con su plantilla de jugadores ha demostrado lo contrario. Cito dos ejemplos, Farid Díaz siempre fue lateral izquierdo, pero desde que está en Nacional, él hace su posición natural y también actúa de volante de salida por izquierda con llegada al área rival. El otro ejemplo es el de John Stefan Medina, su posición natural es la de central, pero en la actualidad, no sorprende verlo como volante de marca. En ambos casos no se ve la improvisación que tiene el jugador con su posición.

Por último y algo que fue muy discutido, fue la rotación que usted hacía para cada partido, al inicio de su dirección técnica en el banco del Atlético Nacional, muchos decían que no servía para nada, la gran mayoría por no decir que todos, lo rechazaron, por eso en la mayoría de ocasiones se veía el estadio ‘Atanasio Girardot’ con las tribunas vacías. Retomo un argumento que mencioné en esta carta y que no sólo es para su caso, sino para todos los casos del fútbol colombiano. Hay que dejar trabajar y luego criticar si se quiere. Jefersson Duque se ha convertido en uno de los mejores ejemplos, marcando el primer gol del partido de vuelta ante Santa Fe en el título del primer semestre del año pasado, o haciendo el gol del empate 1 x 1 ante Atlético Mineiro en Belo Horizonte en la noche del jueves. En estos dos casos, el jugador llegó fresco y descansado por la misma rotación que usted siempre ha ejercido con el club.

Por eso en Colombia, su caso debe ser tenido en cuenta por los directivos de los otros equipos, que sirva para que apoyen los proyectos deportivos, dejen trabajar y no saquen técnicos en las primeras fechas de la Liga Postobón.

Cordialmente

Allan Herley Pineda Palacio