Emoción, sentimiento y pasión

03/29/2017

Después de finalizadas las dos últimas jornadas de la eliminatoria, la afición de La Selección se desbordó en opiniones dejando fluir una cantidad de expresiones a cerca de los 2 juegos del combinado tricolor; todas estas aparecieron en cada uno de nosotros y fue imposible evitar manifestarlas tras la forma en que se obtuvieron los resultados.

Cuando terminó el partido contra Bolivia, las emociones salieron del interior de cada quien y fueron exteriorizadas en forma de frustración  e inseguridad al ver como pese al triunfo, la forma en que se jugó en Barranquilla no convenció. Fue tanta la desazón que al parecer las emociones de los seguidores fueron transmitidas de alguna forma a los jugadores, caso puntual James Rodríguez; quien en sus declaraciones dejó al descubierto que están prevenidos, a la defensiva y no les es fácil aceptar las críticas; momentos más tarde su irreconocible actitud hizo que llovieran de manera intensa los comentarios negativos.

Para el partido contra Ecuador el cuento fue otro, el sentimiento por la tricolor revivió; pues en la formación aparecían nombres de jugadores que la afición estaba pidiendo a gritos y que por alguna razón consideraba que eran los indicados para ser titulares. El sentimiento se intensificó cuando James Rodríguez anotó el primer gol; gracias a los jugadores escogidos y a su actitud ofensiva, la selección logró por medio de Cuadrado conseguir la segunda anotación. 

Cada acto en la cancha hizo que el hincha se llenara nuevamente de esperanza y este fue cada vez más fuerte. Las expresiones que se veían eran más controladas y moderadas; lo que contra Bolivia se manifestó como frustración e inseguridad, ahora se convirtieron en apoyo, alegría y confianza. Conocidos los resultados en los demás juegos de la eliminatoria aparece ahora la pasión; acto intenso que se refleja en el interés vivo al saber que terminamos siendo segundos y estamos parcialmente clasificados al mundial de Rusia 2018. 

Ahora la afinidad por los colores que nos identifican se vuelve prácticamente una unión de carácter religioso que lo vivimos todos;  jugadores, directivos e hinchas, sin duda la pasión por la selección nos obliga a hacer cosas excepcionales. Igual no nos puede volver ciegos, sabemos que aún hay cosas por mejorar, sobre todo en el cómo se están logrando los resultados, seguro que habrán correcciones y podremos seguir avanzando y afianzándonos en el grupo de clasificados; la cita mundialista nos espera.