Ellos siempre ganan

10/8/2017

Terminó el partido y todo era tristeza. Después de estar arriba en el marcador, la remontada paraguaya nos sumió en depresión, incredulidad, impotencia y tristeza. Perdió el cuerpo técnico, perdieron los jugadores y perdieron los hinchas. Pero hubo un ganador, un sector que siempre aterriza parado, que gana con cualquier marcador: la prensa deportiva.

Ganaron porque siempre tienen la razón. Ganaron porque siempre saben lo que se debió haber hecho, porque siempre tienen la solución, porque siempre saben cuál era la fórmula para ganar. Obviamente, lo saben después de que suceden las cosas. Siempre son ganadores porque sin importar el resultado, su análisis de lo ya sucedido los hace parecer superiores. “Qué gran cambio de Pekerman, metió a Chará que hizo el pase gol”, dijeron con el 1 a 0. “Erró el DT porque no cerró el partido”, afirmaron con el 1 a 2 en contra. Ganaban si Colombia ganaba, ganaban si Colombia perdía.

Su análisis se limita a la crítica desbordada del resultado, a un análisis negativo de lo qué pasa en cancha, sin contar con el desarrollo del juego. Si Colombia se encerraba atrás y nos anotaban dirían que Pek es un cobarde, que ni a Paraguay es capaz de dominar. Si buscaba el segundo y nos anotaban, dirían que es débil y no cerró el partido. Ganan con cara y ganan con sello.

Ganan porque nos venden humo, porque nos manejan la opinión. Ganan porque hoy nos venden que la única manera de cerrar un partido es muriéndose atrás. Con el resultado en la mano, nos dicen que la doble línea de 5 habría sido la mejor solución. Pero, ¿qué dirían si Arias la hubiera metido? ¿Si Fabra hubiera hecho bien el pase? ¿Si Ospina no se hubiera equivocado? ¡Sencillo! Nos dirían que los partidos no se deben cerrar, que siempre hay que buscar el segundo, que teníamos obligación de golear. De nuevo, habrían sido los ganadores.