El reloj frío

07/4/2013

Bonucci falla el penal e Italia no irá a la final. Es un tanto triste ver cómo uno de los pocos equipos que en los últimos tiempos le ha hecho a España un gran partido, no se lleve el triunfo. Les alcanzó para empatar y llevar la serie a penales, donde todo es una lotería, y los nervios se apoderan del jugador, como es normal en ese momento, luego de jugar 120 minutos, está agotado y puede errar en su cobro.

Pero, el volante italiano de gran parecido a Chuck Norris, parece no afectarle nada. Ni el marcaje férreo que recibió de Xavi durante los 120 minutos, ni el cansancio por hilar finamente cada pelota de ataque de su Selección, ni la constante ida y vuelta para recuperar el balón y tomar la decisión correcta en el menor tiempo, a lo que era obligado por la presión de la marca sobre él. Andrea Pirlo es la fusión de la precisión de un reloj con la frialdad de un témpano de hielo.

La verdad, en mi corta vida que he intentado disfrutar al máximo viendo fútbol por placer, pocas veces vi a un futbolista cobrar un penal con esa maestría. Creo que fue por eso que me levanté y le grité al televisor “¡GENIO!”. Ni siquiera me impresionó tanto la “panenka” de Candreva, que también tuvo su encanto. Pero, el primer plano de la cara de Andrea Pirlo en el penal quedará grabado en mi memoria de por vida. Era para él como hacer un saque de banda o atarse los botines. Y, los que hemos tenido la fortuna de ver la Euro 2012, podemos comprobar que en esa final España encontró la clave para desactivarlo, y de paso desactivar a Italia: bloqueando a Pirlo. No dejarlo pensar, ni darle el más mínimo espacio. Fue así como España logró golear a Italia y llevarse la Euro a casa. Pero en las semifinales de Confederaciones, por más que Xavi intentó repetirle la dosis, Pirlo se liberó e preparó todo el juego italiano. “L’architetto”(el arquitecto), no obtuvo el premio que esperaba, y fue España quien pasó a la final.

Algo sí me ha quedado claro: Andrea Pirlo es el jugador más frío que existe. Y, por frío, no significa que no sienta los colores. Lleva a su azzurra en el alma. Con su frialdad y precisión, la ha llevado lejos, y de la mano de Prandelli intentarán repetir en el 2014 lo hecho en 2006. Pero claro, con Andrea Pirlo todo es más fácil, el reloj frío.

@Sebastvargas