El PSG no es Real

03/7/2018
Carlos Andrés Barona

Escrito por: Carlos Andrés Barona

Nunca den por muerto al Madrid. No será un equipo arrollador, colectivamente no da muestras de encontrar una justificación distinta a la impronta de sus figuras, pero tiene jerarquía. Tiene un espíritu ganador inigualable, sobretodo cuando juega la Champions League, y esa mística junto con todo lo anterior, lo hace un equipo superior al resto cuando juega este tipo de competencia. Su presente en los torneos locales es malo, pero en Europa nunca lo den por muerto.

Del PSG siempre esperas más y te queda debiendo, te defrauda. Ha decidido hacerse grande con la plata como principal argumento, pero hay algo que el dinero no puede comprar: jerarquía y grandeza. Hace un año, veíamos como el Barcelona lograba una de las hazañas mas grandes en la historia del fútbol. Nunca vi algo igual: tres goles en cinco o seis minutos era casi imposible, y los 'culés' lo lograron. ¿Robo? por favor, cuando pierdes 6-1, no hay arbitro que valga.

En los octavos de final, de la temporada en curso, el equipo Parisino, ha vuelto a defraudar; ha perdido 3-1 en el Santiago Bernabéu y 1-2 en el Parque de los Príncipes. Otra vez errores del entrenador en la conformación del equipo, en los cambios, en el mensaje. El equipo de Zidane, que al parecer nunca muere, con mucha osadía ha sido capaz de pasar la serie, sin ser un gran equipo, sin mostrar mucha evolución respecto a como venía jugando, pero con tipos determinantes que demuestran porque pueden vestir la camiseta blanca.

El PSG es un equipo similar al Real Madrid: da la sensación de ser un conjunto de individualidades en las que reposa la totalidad del juego; todo se resume a los nombres.En España comenzó ganando el conjunto de Unai Emery, y una vez más, ha sido incapaz de aprovechar la ventaja desde lo emocional (y desde el marcador). Luego se discutirá si ha merecido perder por diferencia de tres goles, pero la realidad es que para ganarle al Madrid no basta con gastar millones de euros y tener a las figuras del momento.

Neymar demasiado individualista en la ida y lesionado en la vuelta; Mbappé tuvo algunas pocas ráfagas en Madrid y estuvo desaparecido en París; Cavani casi ni tocó la pelota en los 180 minutos; Verrati frío en el primer partido y demasiado caliente en el segundo; Lo Celso jugando en una posición antinatural para él y un entrenador que no puede justificar los nombres con juego.

Los únicos equipos capaces de competir con el Real Madrid en Champions, son el Barcelona, el Manchester City que está en gran nivel y tiene a Pep Guardiola, y el Bayern de Jupp Heynckes. El clásico rival tiene a Lio Messi y ese es un argumento suficiente, pero además hay otros factores que inciden: ser el máximo antagonista, tener jugadores de clase mundial y, lo mas importante, la jerarquía. Hay equipos que no se achican ante la adversidad, y tanto el Barcelona como el Madrid son pruebas de ello.

A Unai Emery le quedaba la última carta en París y no pudo ganar la partida. Su cabeza será la primera en rodar. Y por el otro lado, nunca den por muerto a un equipo con la talla del Real Madrid, y menos en competencias como estas, porque en Champions League parece ser un equipo irrevocable.