El León murió de pie

07/10/2013
PaseAlVacio

Escrito por: PaseAlVacio

Sin ser hincha de Santa Fe es difícil despertar y enfrentarse a una dura realidad, como lo es la eliminación del equipo en las semifinales de Copa Libertadores frente a Olimpia. Es duro por la forma, por el juego que se mostró en El Campín y porque el proceso de Gutiérrez y sus muchachos merecía un mejor final, que esa dura derrota en las semis de Copa. Por juego, por posibilidades y por calidad, Santa Fe es más que Olimpia, e incluso que Mineiro y Newell’s que cuentan con individualidades como Ronaldinho y Scocco.

Enfrentar un partido de vuelta de una semifinal con ese amor propio y esa convicción con la que lo hizo Santa Fe, sabiéndose perdedor 2-0 en el partido de ida, es digno de admirar. En los 95 minutos del partido fue superior, y solo la suerte y la ubicación del portero rival evitaron que lograran el tiquete a la ansiada final. No creo que se pueda decir que falto el centavo para el peso porque un equipo que tiene identidad, que sabe jugar al fútbol y que tiene clara sus metas, no es mediocre, solo que no se trata de una ciencia exacta, se trata de fútbol.

Muchos atacaran a Wilder Medina por los goles errados, a Wilson Gutiérrez por intentar la heroica con Centurión, o a la hinchada por no llenar el Campín, pero creo que no se le puede reprochar nada a ninguno de los estamentos de la institución cardenal. Hoy admiro más a todos los componentes de Santa Fe porque han logrado hacer algo que en Colombia es muy difícil y es mantener un proceso, mantener una regularidad pese a las ventas y compras de jugadores, saben que quieren y si se va uno, traen un refuerzo, no solo una contratación que venga a reemplazar.

Que se cometieron errores en el partido de ida, es cierto, pero ¿hay equipo perfecto? Un nivel como el de Santa Fe en esta Copa Libertadores es muy difícil de mantener y me alegra mucho que pese a la derrota, nadie baje los brazos, el fútbol se trata de ganar, perder, o empatar, y en el partido de Olimpia se perdió demostrando ser mejor y con la gallardía digna de unos grandes guerreros. Su afición debe sentirse orgullosa porque llegar a las semifinales de Copa Libertadores no se logra todos los días, y menos en un fútbol mediocre como el colombiano que se piensa en logros cada seis meses y no se piensa en el futuro.

Felicidades a Santa Fe, a sus jugadores, dirigentes y sobre todo a su hinchada porque para perder un partido así, hay que llegar a jugarlo y eso lo lograron, como van las cosas, participarán en la próxima Copa Libertadores y en el fútbol siempre hay revancha.

Oscar Pacheco

@OscarPachecoM9