El Fútbol después del caso Bosman

02/18/2013

Antes de 1995 la UEFA sólo permitía tres jugadores extranjeros por equipo, y no existía la figura de comunitario. Las ligas eran jugadas por jugadores locales y ningún club podía concentrar en sus filas a varios integrantes internacionales como sucede hoy en día. Grandes épocas del fútbol, donde los torneos continentales contaban con protagonistas que hoy poco pueden hacer. Equipos que lograron una grandeza continental a base de formación de jugadores, de procesos deportivos y de inversión de dinero en el equipo, no sólo en el fichaje de grandes elementos. En esos años las finales eran una cosa del país. Equipos representados casi en su totalidad por los jugadores locales que hacían que el sentido de pertenencia fuera una característica importante del fútbol de la época.

Pero todo cambió ese 15 de diciembre de 1995 después de la demanda de Jean-Marc Bosman. La reglamentación cambió, y al aparecer la figura de comunitario, esos grandes equipos con poco dinero fueron condenados a desaparecer y ser sólo parte del recuerdo de muchos. La competitividad bajó y las ligas se volvieron en torneos de dos o tres equipos, en su mayoría  conformados por jugadores de otros países, con una diferencia alta en calidad de juego. La brecha entre los grandes y millonarios equipos y los pequeños se amplió, lo cual causó un descenso notable en el nivel de juego local. El mercado de fichajes se expandió y ya no era necesario debutar en primera división para ser comprado, ahora los equipos mercan en las divisiones inferiores. Se perdieron los héroes de la casa y en muchas ocasiones la identidad de juego.

Un equipo se hace dueño de varios talentos, que en años pasados debían triunfar con sus equipos y se repartían a lo largo del continente, equiparando el nivel y haciendo que cualquier equipo fuera capaz de pelear ligas y torneos internacionales. Yo sueño con que la regla del comunitario se acabe, y veamos equipos italianos conformados por italianos, equipos españoles donde el español sea el idioma principal y grandes jugadores distribuidos en varios equipos y no concentrados en una sola plantilla. Quiero ver a Ronaldo en el Real, a Iniesta en el Barca, a Xavi en el Espanyol, a Ozil en el Valencia, a Rooney en el Everton, a Ibra en el PSG y Pastore en el Lyon, quiero que las fuerzas se equiparen y sea el fútbol el real ganador. No quiero que el dinero se apodere del deporte y que estemos condenados a ver finales con los equipos más ricos. Quiero que los equipos vuelvan a tener héroes de la casa con quien los jóvenes se identifiquen. Quiero que el fútbol vuelva a ser como a principios de los 90. Quiero que el fútbol sea más parejo.

No se ustedes, pero me encantaría que las ligas fueran mas competitivas y que no pasara como hoy, donde los líderes tienen 10 o más puntos de ventaja y las ligas ya están jugadas. Pero ante todo, como suramericano, quiero que no se lleven las figuras de nuestros torneos. No quiero más comunitarios. Quiero jugadores locales hinchas de sus equipos. Quiero que cambie el futbol, pero tal vez, en un mundo tan globalizado, es imposible que se cumpla lo que pido, y nos tengamos que conformar con El Barca, El Real, Manchester, Juventus y Milan en la punta y grandes como el Ajax, el Superdepor y La Sampdoria peleando por no desaparecer.

Abrazo de gol

José Cortés

Técnico ATFA de Futbol @Pototodt