El 9 maldito

02/27/2013

Cintas que se borraban solas, caída de focos, ruidos y voces estremecedoras que se filtraban por los micrófonos, teléfonos que se levantaban solos, desaparición de objetos o un incendio iniciado en los estudios Warner y que destruyó gran parte de los decorados de la película (excepto la habitación del personaje de Regan Mac Neil, la niña poseída), retrasando las filmaciones durante seis semanas son algunos de los datos que hacen que muchos piensen que El Exorcista, el filme de terror que se convirtió en éxito de taquilla en los 70s, este maldito.

El 17 de Junio de 2008, cuando el FC Barcelona formalizo a Pep Guardiola como su nuevo técnico, este manifestó en su presentación que no contaría con varios jugadores entre los que estaba Samuel Eto’o.  Aunque le dejaron seguir un año más, la relación entre el galardonado técnico y el artillero comenzó con el pie izquierdo terminando al final de la temporada con el jugador haciendo maletas y volando a Italia; en ese momento se llegó a pensar que la marcha de Eto’o era necesaria para todos, las relaciones entre jugador-vestuario-entrenador habían llegado al límite y que lo mejor era que cada uno siguiese su camino.

El 27 de Julio de 2009, el Futbol Club Barcelona confirmo oficialmente el pago de 46 millones de euros y Samuel Eto’o al Inter de Milán a cambio de Zlatan Ibrahimovic, nadie se imaginaria lo que se le vendría después al club de la ciudad condal.  Desde la ida del camerunés, el conjunto blaugrana no ha podido encontrar un número nueve que rinda medianamente cerca a como lo hacía el delantero africano y no estamos hablando solo de jugadores promesas o canteranos sino de figuras de gran peso a nivel internacional.

En los últimos años las contrataciones erróneas, le han supuesto unas pérdidas considerables al balance contable barcelonista en jugadores como Chigrinski, Caceres, Hleb, Henrique o Keirrison, pero en lo que tiene que ver con centrodelanteros, el tema va mucho más allá de los números o euros.

Han pasado ya algunos años desde esta historia y aún no han podido llenar los botines del cuarto máximo goleador de la historia del club.  Varios jugadores se han puesto la camiseta numero 9 azulgrana, desde Bojan Krkic, el paso de Zlatan Ibrahimovic, luego el pedido de Pep por David Villa para reemplazar al sueco y su actual poseedor, Alexis Sanchez, que llego precedido por la fama de ser un gran jugador pero no goleador.

Ahora que comienza hablarse de la ida del niño maravilla chileno a la Juventus, la pesadilla del número 9 azulgrana vuelve a robar titulares.  En un Barcelona Messi-dependiente, la pregunta de rigor es cuál será el próximo jugador que intentara sumarse a la lista de goleadores que tratan de encajar en la maquinaria cuyo funcionamiento gira en torno al talento del argentino.

De El Exorcista no reseñamos las extrañas muertes que acompañaron al filme.  Los delanteros que no entraron dentro del engranaje de juego y han abandonado la disciplina del club catalán, han “resucitado” en otros equipos demostrando gran nivel y que siguen vigentes.  No siempre fichar por el de moda, es lo mejor.  Los ejemplos abundan.