La salida de Di Mateo

11/21/2012

Roberto Di Mateo es el actual técnico campeón de Europa, pero ya no es más el técnico del Chelsea. No fue casualidad su título de Champions League porque sería quitarle mérito al trabajo de jugadores como Cech y Drogba que en el campo redoblaron sus esfuerzos para que ese título fuera blue, pero si hay que dejar claro que su gran mérito fue recomponer un vestuario que Villas-Boas no logró manejar y que él, por su gran relación con los referentes, pudo poner a funcionar con base en un juego efectivo en los futbolístico, pero egoísta para los amantes del juego artístico, sobre todo de los hinchas de dos escuadras que practican un buen fútbol como el Barcelona y el Bayern Munich.

Ser técnico de fútbol no es un trabajo fácil, sobre todo, porque debes manejar un grupo de personalidades y costumbres que no es sencillo, y ya hemos visto que no es solo mandar once jugadores al campo, es utilizarlos de la mejor manera para que colectivamente logren resultados y después de su gran logro, Di Mateo nunca encontró esto, luego de la salida de Drogba y la llegada de excelentes jugadores como Hazard y Oscar. En Turin, jugó como equipo grande, dirigido por técnico chico, algo así como la Argentina de Maradona, frente a Alemania en Sudáfrica 2010, que tenía una plantilla inmensa, pero su técnico era limitado en muchos aspectos.

Consiguió el gran sueño de Abramovich, y quedará en la historia como técnico campeón de Champions, pero no dejará un legado, para un director técnico en un club que pelea títulos, no es solo ganar algo en seis meses, son las formas y sobre todo las formas en las derrotas y solo basta recordar su pésimo nivel frente al Atleti de Falcao o su derrota en su visita a la Juventus, donde demostró que en partidos de eliminación directa logró ser efectivo, pero un partido en el que necesita salir a proponer, no tiene argumentos como técnico para hacerlo. Un tipo gracioso, buena gente y graduado de técnico, que le quedo grande mantener el proyecto blue.