Editorial: El nuevo reinado alemán

05/30/2013

Bayern Munich campeón de la Champions League y Borussia Dortmund digno finalista. Cada uno en su llave de semifinales fue superior a su contendor español, y hoy parece que el mundo del fútbol refleja un cambio a la hegemonía española en clubes. Como consecuencia directa esto se ha reflejado en las selecciones nacionales, pensando en el mundial Brasil 2014. En febrero, para los seguidores de @PaseAlVacio el favorito para el Mundial era España, pero después de las exhibiciones de los alemanes en semifinales de Champions la percepción es distinta. El fútbol español no parece ser tan fuerte y completo como se muestra el alemán, con sus dos equipos más representativos, y en su mayoría con jugadores en la selección teutona.
Bayern y Borussia dieron muestras fehacientes de superioridad y contundencia frente a los dos equipos, hasta ese momento, más poderosos del mundo (Barcelona y Real Madrid). Por su parte la seleccion alemana, compuesta por muchos jugadores de Borussia y Bayern, ha estado en instancias definitivas de las últimas dos Eurocopa y de los últimos tres Mundiales. No han logrado el título en ninguna de esas cinco ocasiones pero parecen estar listos para dar ese paso definitivo. Para muchos es una nueva generación de alemanes perdedores, pero su estrucutra y su forma de juego, es innovador para un país acostumbrando a jugar con curpulentos y potentes jugadores. Ahora la nueva generación alemana es toque, precisón, velocidad, fícico y mucha técnica, argumentos claros en las series de semifinales.
Las derrotas en semis de Sudafrica 2010 y la Eurocopa del 2012, agregandole las dos finales perdidas por el Bayern en Champions en los últimos años, son puntos en contra de una selección que tiene argumentos suficientes para quitarle la hegemonía a la selección española. Además su juego de presión y velocidad durante los 90 minutos de juego es arroyador. Hoy los alemanes son los favoritos, aunque mañana no sé sabe. lo que si está claro es que el mundo del fútbol es cíclico, y el poder español parece diluirse.