EDITORIAL | El fin de una era

04/21/2018
PaseAlVacio

Escrito por: PaseAlVacio

El Arsenal ha anunciado que al final de la temporada Arsène Wenger, el técnico que los ha dirigido por 22 años, se marchará del Emirates Stadium. La noticia no deja de sorprender a pesar de los malos resultados del equipo en las últimas temporadas, pero aunque era esperable, ha causado conmoción en el mundo del fútbol. Se va Wènger y se cierra un ciclo. Se le pone fin a una era.

En 1996, cuando no existían ni Facebook ni Twitter, un técnico francés llegaba de Japón para tomar las riendas del Arsenal. El equipo de Londres había levantado su última Liga Inglesa en 1991 y con Arsene al frente se tomó dos años para volver a ser campeón. Sus resultados comenzaron a ser inmediatos y antes de cerrar el Siglo XX levantó una FA Cup y dos Community Shield.

Empezó a imponer una idea que años más tarde lo llevaría a ganar la Premier League invicto y a llegar a la final de la Champions League (que perdió ante el Barcelona de Ronaldinho y Rijkaard). Sus resultados generales son sorprendentes: 22 años y 17 títulos, avalan a una gestión que va más allá de los números. Arsène marcó una época, dejó una estampa y llevó al Arsenal a lo más alto del nivel mundial. Su legado es impagable.

Muchos dirán que se debió haber apartado hace un par de años, y tal vez tengan razón, pero hasta sus detractores más acerrimos tendrán que quitarse el sombrero, hacer la venia y aplaudir a un técnico que siempre le apostó al buen juego. Además, fue un ojeador experto. Se le escaparon algunas figuras, pero llevó al estrellado a George Weah, Thierry Henry o Cecs Fabregas. Le apostó a los jóvenes y ellos le respondieron siendo jugadores de primer nivel mundial.

La hinchada gunner, que muchas veces pidió su salida, tendrá que hacerle un sentido homenaje de despedida: se va el arquitecto de la esencia del club en los últimos años. El Arsenal es uno de los equipos con mayor reconocimiento mundial, con mayor presencia en mercados emergentes (Asia, África y Latinoamerica) y tiene el potencial para hacer una transición exitosa y volver a pelear la Premier League y la Champions League.

Arsène Wenger se va dejando a un equipo con poder de proyección, de reinvención. Arsène se va, criticado, golpeado por los malos resultados, con una hinchada en contra, pero en unos años será recordado más por las victorias que por los tropiezos. Arsène se va y lo vamos a extrañar.