Dani Alves por un nuevo triplete

05/10/2017

Daniel Alves Da Silva, uno de los mejores laterales derechos de la historia, cumplió 34 años el pasado 6 de mayo. El lateral bahiano, internacional con la canarinha desde 2006 (completa 100 presencias),  hace una temporada de ensueño con su nuevo club, la Juventus de Turín, a la cual llegó después de 8 temporadas con el Barcelona, dejando tirada a una directiva que por varios años le menospreció.

El propio Alves lo reconoció a comienzos de febrero en una entrevista al diario ABC de España: “Durante mis tres últimas temporadas siempre se escuchaba que Alves se iba, pero los directivos nunca me decían nada a la cara. Fueron muy falsos y desagradecidos, no me tuvieron respeto. Irme gratis del Barça fue una hostia con clase. Los directivos que hoy dirigen el club no saben tratar a los futbolistas”.

Hoy el fútbol y la vida le dan la razón a Dani. Su inmejorable temporada en Italia y Europa, contrasta fuertemente con la del FC Barcelona, al que él mismo despachó en cuartos de final de la Champions, en una serie que el conjunto italiano nunca vio peligrar (ganó cómodamente 3 a 0). Además el conjunto de Massimiliano Allegri es líder de la Serie A, el domingo enfrentará a la Roma y si gana se consagrará campeón, y es finalista de la Copa de Italia, el 2 de junio enfrentará a la Lazio.

Los diarios catalanes disparan de forma sistemática a la dirección de Bartomeu y Robert a quienes se les echa la culpa de la poca planificación en las contrataciones luego del adiós de Dani. Los culés lloran por no tener un sustituto de garantías en el carril derecho, lloran frente a una directiva que dejó ir sin ningún tipo de remordimiento a uno de sus emblemas, al sudamericano con más títulos de toda la historia (32), y lloran además porque su adiós les obliga a resignar a un sobresaliente centrocampista para tener un discreto lateral.

Al otro lado está el mismo Daniel Alves, a quien pareciera no pasarle los años, pletórico en lo físico, futbolístico y emocional. El mismo brasileño que con su samba, su alegría y su fútbol está ad portas de levantar un nuevo triplete.