Copa BRIDGESTONE Libertadores

07/27/2013
PaseAlVacio

Escrito por: PaseAlVacio

“7 millones de dólares, esa fue la taquilla del día de hoy”. Esa fue la frase que escuchamos, llena de emoción y asombro, durante todo el partido en la transmisión de la Final de la Copa Libertadores, entre el Atlético Mineiro y el Olimpia de Paraguay, el 24 de Julio de 2013 por Fox Sports.

¿Por qué fue tan importante esa cifra y por qué la repetían tanto?

La respuesta parece ser fácil de inferir: el dinero es lo más importante en la máxima competición de clubes en América.

Quisiera invitar a los lectores a pensar en lo siguiente: ¿por qué la final en Europa se juega en un solo partido? Es sencillo, la emoción crece y nadie tiene la ventaja de terminar el juego en casa, es más justo. No es justo que si una persona paga 100 dólares por una boleta en el juego de ida vea 90 minutos, pero otra persona por ese mismo precio, en el partido de vuelta vea 120 minutos y penales. Sin embargo, en América mantenemos este formato, ¿por qué? La respuesta es clara: ¿cómo le van a quitar un taquillazo de 7 millones de dólares a un club? (esta cifra es sin contar derechos de televisión y demás ingresos) Esto sin mencionar que es un miércoles y eso no permite que sea un espectáculo internacional. ¿Cuántas personas se perdieron la final por estar trabajando o estudiando? Hay que recordar que la final en Europa es un sábado, lo que hace más sencillo que las personas lo vean.

Pero no es sólo ese aspecto el que demuestra el afán de dinero que tenemos en América. Es de aspecto público que la UEFA Champions League la patrocina Heineken, pero es un patrocinio con respecto hacia lo que esto significa. En América el patrocinador es Bridgestone, así como en el pasado la patrocinó Santander o Toyota. Razón por la cual nos toca cambiar el nombre de la competición cada vez que hay un nuevo padrino. ¿Por qué no CONMEBOL Copa Libertadores? ¿Por qué no “Copa Libertadores” a secas? ¿Por qué nos tenemos que aguantar que cierta cantidad de tiempo nos cambien de Copa Toyota Libertadores a Copa Santander Libertadores y posteriormente a Copa Bridgestone Libertadores? Es más que claro que la respuesta es dinero.

Mientras la CONMEBOL se siga interesando más por el dinero que por el espectáculo, no tendremos a nuestra copa en la élite mundial. Nos seguiremos contentando con que vendan nuestra copa, nuestra pasión, como si fuera una pieza cualquiera del mercado. América le tiene que decir NO a la prostitución de nuestra copa, quizás ese día nuestro fútbol sea lo que siempre debe ser el fútbol, un espectáculo pasional y no un negocio de masas.

David Castañeda Arrubla.