Clásico desde siempre

12/22/2017
Andrea Gutíerrez

Escrito por: Andrea Gutíerrez

El Real Madrid versus Barcelona paraliza el mundo entero. Por la historia de ambos equipos, por los títulos que yacen en sus vitrinas, por los jugadores que han estado involucrados, por los futbolistas de hoy y por la rivalidad que ha alzado vuelo en los últimos años entre España y Cataluña.

Los galácticos fueron una de las generaciones más exitosas que he visto en el conjunto merengue. Daba gusto ver a todas sus estrellas, en especial a Ronaldo (el gordo). Por otro lado era admirable el Barcelona de Rjkaard con Ronaldinho como maestro de un Messi muy joven, y que hoy nos muestra todo lo que aprendió del brasileño.  

Andrés Iniesta tenía al mejor compañero en el mediocampo, Xavi Hernández. Los españoles formaban una dupla que metía miedo en los contrarios y eran prenda de clase y categoría en los propios. Tenían una conexión con todo el equipo y creaban una jugada de gol en lo que parecía un ataque imposible. En las toldas blancas ahora está Luka Modric, que con el pasar de los años lo han acompañado varios jugadores, pero con Tony Kroos ha logrado compaginarse a tal punto que llevaron al Madrid a ser el único equipo bicampeón de Europa y a romper la hegemonía que traía el Barcelona 

En la defensa hemos visto la evolución de Sergio Ramos. En sus primeros años fue lateral, pero con el pasar de las temporadas se convirtió en la fortaleza del equipo atrás, en el líder del equipo y en una opción de gol en las pelotas quietas a favor. En la otra esquina, Piqué llegó desde Manchetser a madurar al lado del que es para mí uno de los mejores defensas del mundo, esos que ya no se ven seguido, que entregaba y sudaba la camiseta de su equipo con tal de no perder ningún balón, Carles Puyol, el Tarzán del Barça 

En las delanteras llevan varios años Cristiano y Messi cambiando de compañeros, pero ellos han permanecido luchando en los clásicos con su rivalidad futbolística. Una rivalidad que no nos deja de asombrar, de extasiarnos, y apasionarnos más y más por este partido especial. A todos los que hemos tenido la fortuna de verlos a ambos desde que iniciaron en los clásicos, no tenemos más que agradecer al todopoderoso por habernos permitido semejante privilegio. A algunos les cuesta aún ésto y dejar a un lado los amores/odios hacia uno u otro jugador.  

No queda más que disfrutar un clásico que tiene como media de goles en la Liga de España 3.3; 11 puntos de diferencia a favor del Barcelona; 236 enfrentamientos a lo largo de la historia, con ventaja de 95 victorias blancas contra 92 catalanas (49 empates) y que el número de espectadores al rededor del mundo es de 650 millones de personas.