Carta para Gabriel Meluk y el periodismo en general

11/18/2013
Andrés Aranguren

Escrito por: Andrés Aranguren

Hoy me levanté esperando la columna de Gabriel Meluk sobre la final de la Copa Postobón. Así como la que había hecho al otro día de la final de la Liga Postobón I, donde le había dado hasta con el balde, (merecidamente si se quiere) a Santa Fe.

Él, Meluk, claramente no escribió nada parecido a lo que escribió hace unos meses, estaba escribiendo con la camiseta puesta y eso en el periodismo debe ser castigado. Antes, clasificó la temporada de Santa Fe como “fracaso”, por no haber logrado ningún título. Si vamos a la definición de “fracaso”, es claro que lo puede utilizar porque el cuadro cardenal no obtuvo ningún título, pero él muy bien sabe lo que esa palabra implica en las personas del común.

Ahora, Millonarios ha tenido un año desastroso, perdió la SúperLiga Postobón ante su rival de patio, Santa Fe, que le pasó por encima ganándole los dos partidos. En la Copa Libertadores, a la cual volvió después de más de 15 años, hizo una penosa campaña: quedando último de su grupo y entre los peores de toda la competición. En la Liga Postobón quedó eliminado en el cuadrangular por el “fracasado” Santa Fe. Y ayer en la Copa Colombia también perdió, luego de que un duro Nacional lo superó en juego y en resultado.

No se pide que Meluk, como al periodismo en general, no le den duro a Santa Fe cuando pierde. Si tiene los argumentos, porque Santa Fe no ganó nada el semestre pasado, y como dice él: “se quedó con las manos vacías”; lo que se pide es que actué de la misma manera con todos los equipos, que sea imparcial.

Es bien sabido que Gabriel es hincha de Millonarios, algo que no es un pecado, el periodista tiene derecho de tener sus creencias religiosas, deportivas, políticas, pero a la hora de ejercer su profesión debe tratar de ser imparcial. No es posible que cuando el rojo pierde se le juzgue duramente, y cuando el azul pierde se pasa de “agache”, no se dice nada malo y cambia el discurso.

Tiene una gran responsabilidad, está en una posición privilegiada, mucha gente lo lee, lo ve, y le cree así que tiene que medir con el mismo rasero. Con estas actitudes pierde credibilidad, se puede leer a Meluk para otros temas, fútbol internacional, Selección Colombia, porque es una persona que sabe del tema, pero para el fútbol colombiano ya no tiene objetividad, está escribiendo con la camisa puesta, y eso influye en la opinión de las personas.

Esto no sólo le pasa a Meluk, le pasa a la mayoría de los periodistas, y es un error gravísimo en esta profesión. Ojalá se den cuenta de sus errores y mejoren. Y para la gente del común, para el hincha, mucho cuidado con la prensa que leen.

Nota: No entiendo cómo hay hinchas de Santa Fe que piden la cabeza de Wilson Gutiérrez, si sus números con el expreso lo avalan. Internacionalmente ha hecho grandes campañas y a nivel local dos títulos en tres finales. Ojo con la influencia que hacen los periodistas y los medios.


Andrés Aranguren [@PochAndres]