Buscando a Messi y a Ronaldo en 1930

06/30/2015

¿Quién ha sido el mejor jugador de la historia del fútbol mundial? Algunos dicen que Pelé, otros que Maradona, alguien por ahí dirá Di Stefano, ya hay unos que dicen que Messi y no faltará quien diga que Cristiano Ronaldo. Sin embargo esta respuesta no la tengo, podría ser demasiado ambigua y sería difícil que todos estuviéramos de acuerdo.

Hoy se habla de la supuesta rivalidad que existe entre Cristiano Ronaldo y Lionel Messi, hay eternas discusiones acerca de quién es mejor, personalmente no los comparo. Se puede argumentar que son diferentes, que juegan en diferentes posiciones, pero hoy no les quiero hablar de ellos, hoy quiero irme más atrás en la historia y rendir un pequeño homenaje a los primeros cracks que nos dio el fútbol y que seguramente nadie conoce.

Estos dos jugadores se dieron cita en el primer mundial de fútbol en Uruguay 1930. En aquel mundial donde el número de equipos participantes era impar, un total de 13. Se participaba por invitación, único mundial en la historia al cual se ha llegado por esta vía y no por eliminatorias como se hace hoy en día.

Para entrar en materia, les voy a hablar de Guillermo Stabile conocido como El Filtrador y de Héctor El Manco Castro. Guillermo Stabile nació en Buenos Aires un 17 de enero de 1905, se caracterizaba por ser un jugador muy veloz y aunque inició siendo delantero por afuera, se convirtió en centro delantero.

El Club Atlético Huracán fue donde comenzó su carrera, anotó 100 goles en 128 partidos. Después pasaría al Genoa de Italia en el cual jugó cinco años; más adelante jugó un año en el Napoli y por último terminaría su carrera en el Estrella Roja de París. Además fue el goleador del primer mundial de fútbol con 8 goles en 4 partidos. Como técnico fue todo un ganador ya que dirigió durante 20 años ininterrumpidos a la selección de su país, ganando 7 Copas América. También dirigió a Huracán y Racing Club, a este último le daría su primer título en la era profesional.

Héctor Castro nació en Montevideo, un 29 de noviembre de 1904. Lo apodaban El divino manco, porque a los 13 años accidentalmente se cortó su antebrazo derecho con una sierra eléctrica. Era reconocido por arrancar de la mitad de la cancha por la derecha y además por tener un gran juego aéreo. Comenzó su carrera en el desaparecido Club Atlético Lito en el año de 1920, pasando al Nacional de Montevideo en 1924. Jugó un año en Estudiantes de la Plata para después regresar a Nacional y luego de 3 años se retiró en 1936. Luego se convertiría en entrenador de Nacional de Montevideo (salió campeón 5 veces) y Rampla Juniors.

Así como nuestros astros de hoy, tuvieron encuentros de gran preponderancia, nada más y nada menos se enfrentaron en la final del primer mundial de fútbol. Ambos conjuntos, tanto Argentina como Uruguay, llegaron a la final después de sendas goleadas a Estados Unidos y a Yugoslavia, respectivamente, por idéntico marcador, 6-1. La final se disputó en el Estadio Centenario de Montevideo donde cerca de 80.000 personas presenciaron el encuentro. El marcador lo abrió Uruguay a los 12 minutos por intermedio de Pablo Dorado; Argentina empató por medio de Carlos Peucelle, ocho minutos más tarde; y uno de los homenajeados, Guillermo Stabile, colocó a Argentina arriba a los 37 minutos. Con el  2-1 parcial a favor de Argentina terminaba la primera mitad.

En el segundo tiempo, Uruguay saldría con todo a llevarse su primer título mundial y a los 12 minutos empataría por medio de José Pedro Cea; al minuto 23, Uruguay se puso arriba por medio de Santos Iriarte. Y cuando Argentina estaba encima de Uruguay buscando el empate, en una contra al minuto 44, de golpe de cabeza (una de sus especialidades), dijo presente en el marcador Héctor Castro. Así se pusieron cifras definitivas: Uruguay 4 – Argentina 2.

Sin embargo, para el pedazo de historia que estamos recorriendo, el resultado pasa a un segundo plano. Este es un pequeño homenaje a dos de los primeros cracks que dio este deporte. Héctor Castro murió el 15 de Septiembre de 1960 y Guillermo Stabile el 26 de Diciembre de 1966.

Para ustedes dos simplemente gracias por ser de los primeros en mostrarnos la belleza del fútbol.


Reinaldo Acosta [@reiacosta]