Brasil empieza a recordar ‘qué se siente’

09/4/2017

Pericia, fluidez, solidez, brillantez. En La Máquina de Tité, esos adjetivos quedan de diez. Brasil es la única selección representante de CONMEBOL que ya está clasificada al Mundial de Rusia 2018. Las 11 victorias, 3 empates, 1 derrota, 37 goles a favor y 10 en contra hablan por sí solos. Contundente arriba, sólido atrás; con 6 delanteros, ya que a Neymar, Gabriel Jesús, Firmino y Coutinho se les suma la constante proyección ofensiva de Marcelo y Dani Alves. La Selección que le saca 11 puntos en las Eliminatorias a su escolta, Colombia, es más que candidata a gritar ‘Hexacampeón’ el próximo año.

Brasil no gana una Copa del Mundo desde 2002, con aquella inolvidable Selección que contaba con cracks históricos como Roberto Carlos, Cafú, Ronaldinho, Rivaldo y Ronaldo. Luiz Felipe Scolari fue el DT que se dio el lujo de llevar a la cima a esas grandes figuras, y fue también el designado para conducir a Brasil en el último mundial, en el cual fueron anfitriones. Lamentablemente para los brasileros, la figura y eje del equipo, Neymar Júnior, se lesionó en cuartos de final (luego una dura entrada del colombiano Camilo Zuñiga) y, tras su salida, Brasil quedó tocado y se notó fuertemente: cayó goleado 7-1 en semifinales ante el que luego gritó campeón, contra la Argentina de Messi, Alemania.

Si el mundial de Brasil 2014 era el Mundial de Messi, Rusia 2018 será el mundial de Neymar. Lionel no pudo atrapar la copa por impericia propia y de sus compañeros; Neymar, con un año de anticipación, ya se está preparando para el mundial que lo cruzará en la plenitud de su carrera. Arribó al PSG, donde entrena día a día con varios jugadores que serán compañeros suyos en Rusia: Thiago Silva, Marquinhos, Dani Alves, Moura.

‘Ney’ demostró que puede ser el eje de una Brasil laureada. Antes de Brasil 2014, consiguió la medalla de plata con Brasil en los JJOO de Londres 2012, donde marcó 3 goles y dio 4 asistencias en 6 cotejos. En la Copa Confederaciones 2013, el actual ‘10’ del PSG fue el guía, el epicentro del juego y se despachó en los 5 partidos de la competición dando 2 asistencias y anotando 4 goles; uno de esos tantos fue en la final, en el 3-0 ante la vigente campeona del mundo en ese entonces, España. El año pasado, en los JJOO, fue ‘el jefe’ de la Selección Sub-23 que logró desvirgarse y ganar su primera medalla de oro, lo único que le faltaba al país del ‘Jogo Bonito’: 3 asistencias, 4 goles (1 en la final) y además, en la tanda de penales, fue quien convirtió el último penal ante Alemania.

Además, hay un antecedente curioso y feliz que involucra al club francés y a Brasil. Raí debutó en Paris con la Ligue 1 ya empezada en 1993, al año siguiente fue campeón con Brasil en el Mundial de 1994, en Estados Unidos. Ronaldinho debutó en PSG en 2001 con la Ligue 1 ya empezada, al año siguiente gritó ‘Pentacampeón del mundo’ en el Mundial de Corea-Japón 2002. Neymar debutó hace unas semanas en el PSG, con la Ligue 1 ya empezada…

Más allá de los datos de color, por actualidad, madurez, liderazgo y hambre de gloria, Rusia 2018 será el mundial de Neymar.


Ignacio Morales [@_ignaciomorales]